Bunker Customs

Un skater turco convertido en customizador

Diseños elegantes con un enfoque clásico: Bunker Customs, con sede en Estambul, se está haciendo un sitio en el concurrido mundo de los talleres de personalización. Sin miedo a ampliar el alcance de sus diseños, Bunker se ha atrevido tanto con sutiles modificaciones retro como con remodelaciones totales.

Mert y Can Uzer, dos hermanos que comparten la misma pasión por las motos, crearon Bunker Customs en 2009. FTR habla con Can, un skater profesional que ha sido patrocinado por marcas como Vans y Emerica, sobre su taller, su historia y lo que está pasando en la escena motera turca.

Los hermanos customizadores: Can (izquierda) and Mert

¿Cómo empezó Bunker Customs?

Yo siempre había querido tener una moto, pero mi familia pensaba que era demasiado peligrosa para un chico como yo, así que mi sueño nunca llegó a hacerse realidad. A Mert sí le dejaron comprarse una moto, así que decidí montarme mi propia bobber. Eso fue en 2006, cuando tenía 24 años, porque ya no vivía con mi familia. Cuando estaba construyendo la primera moto en mi tienda e iba y venía al polígono industrial, me di cuenta de que tenía que aprender a soldar, pintar y demás porque no podía comunicarme con los profesionales.

Tardé muchísimo en terminar el trabajo. Así que empecé a comprar equipos de un almacén donde, en aquel tiempo, distribuía algunas marcas de skate, como las zapatillas Supra, los ejes Venture y los monopatines Jart. Luego, cuando terminé mi moto, empezamos a montar una moto para Mert en el mismo almacén. Eso fue en 2009, y nos dimos cuenta de que nos encantaba hacer todo esto. Además, empezó a ganar impulso porque todos nuestros amigos querían montar motos chulas y divertirse con nosotros.

What is your design ethos?

Because bikes are more affordable to work on and they have lots of little details, you can change one thing and it will just pop out. They are art and the fact it’s a form of transport is a bonus. Cars don’t have the same feeling. It’s not only fun to design something but it’s also being able to use your creations to become a tribe with your friends and ride anywhere, too. The designs are a mix of mine and my brother’s tastes as well as trying to complement the needs and likes of the customers.

Why do you gravitate towards Triumphs for your builds?

I’ve always been a fan and my first inspiration was a Triumph. It just has that iconic design that still stands out. That’s the reason I started to build the 1961 Triumph bobber in my saloon in 2006.

Háblanos de vuestra pasión por las motos.

Nos encanta conducirlas y modificarlas. Siempre hemos intentado probar nuestra valía a nivel internacional. La gente pensaba que estábamos publicando fotos de cualquier taller que nos íbamos encontrando en Internet. Teníamos material inglés, así que la gente no pensaba que fuéramos de Turquía. Incluso algunos de nuestros clientes daban con nosotros a través de otros talleres de personalización de fuera de Turquía.

¿Cómo es la comunidad motera donde vivís?

La comunidad no era muy grande, pero está creciendo, especialmente con los problemas de tráfico que hay en Turquía. Todo el mundo ha empezado a utilizar motos para ir más fácilmente al trabajo y se ha dado cuenta de que es más chulo y más barato. Esto ha sido posible gracias en parte a las redes sociales, creo, que ayudan a popularizar las motos más chulas.

¿Crees que estos tipos de motos personalizadas se están popularizando?

Siempre ha habido una gran afición por los coches personalizados y las choppers en Turquía, aunque entre 2006 y 2009, cuando le decía a la gente que estaba montando una bobber o una café racer, nadie tenía ni idea de lo que les estaba contando. Incluso los que montaban bobbers no entendían lo que estaba haciendo cuando veían mi moto. Y de repente, con la llegada de las redes sociales, todo cambió. Aunque, por supuesto, el cambio es igual de lento que todo lo demás aquí en Turquía.

:

¿Qué es lo que más te gusta de hacer una moto?

Combinar la estética con la funcionalidad. Todo el proceso de pensar sobre cada una de las piezas que cambias. Tienes pensar en dónde vas a atornillar, las proporciones y los acabados. Nos gusta diseñar una moto completamente perfecta para cada cliente individual. Lo que hacemos es replantearnos la finalidad, la postura, el estilo, etc., y adaptarla a ellos.

Averigua más sobre Bunker

El próximo modelo custom de Bunker, basado en la Street Scrambler