Inspiración: Festival

Speed Twin: El regreso a Brooklands

Vuelta de honor con una «supercharged» en su 80º aniversario

Cuando en 1938 Ivan Wicksteed cruzó la línea de meta de Brooklands como una bala sobre su Speed Twin sobrealimentada, a los espectadores les encantó el redondo y agradable sonido del motor de la máquina.

Una vez completada la vuelta de calentamiento y con el viento azotando la empapada recta del tren, cruzó la línea de meta y se metió en el bolsillo el récord de vuelta rápida a 189,93 km/h.

La gesta de 1938 fue todo un triunfo para Wicksteed y Marius Winslow, su mecánico y amigo de toda la vida, a los que Edward Turner, director gerente de Triumph, había despachado el año anterior durante la presentación de la moto de 500 cc cuando le pidieron una unidad rebajada para modificarla con la intención de batir el récord de velocidad. Pensaban que la nueva Triumph de motor bicilíndrico se podía modificar y sobrealimentar para tener opciones de batir el récord de velocidad de Brooklands, pero Turner, el genio del diseño, los despachó con un gesto de la mano, se dio la vuelta y se largó. Entonces Winslow compró una moto y financió el proyecto de su bolsillo.

El autor y fotógrafo Phillip Tooth ha tenido el privilegio de acceder a los diarios de estos dos héroes, que son el origen de esta historia.

Foto e imagen del encabezado proporcionadas por Philip Tooth

La leyenda continúa

Ochenta años después, la histórica moto que ostenta a perpetuidad el récord del circuito de Surrey vuelve a su bacheada pista con su propietario actual, el coleccionista de Triumph Dick Shepherd:  «Ni nos acercamos al récord ni a la velocidad máxima, ¡pero menudo sonido! Cuando abrí gas los escapes soltaron un rugido que me puso los pelos de punta, y así siguen desde entonces», nos cuenta.

Décadas antes, en el cuaderno de notas de Wicksteed se puede leer: «Te puedo asegurar que fui el primer sorprendido cuando lo anunciaron [que había logrado el récord]». La anotación de su colega Marius es más comedida: «Una vuelta de calentamiento y otra a todo gas. Récord de 500 cc establecido en 189,93 km/h».

Foto: Philip Tooth
Foto: Philip Tooth

El reconocimiento que alcanzó la Speed Twin modificada fue inmediato y Turner publicó anuncios a toda página en la prensa del motor para felicitar a los protagonistas e invitarles a una «exquisita comida». Una vez presentadas las disculpas, fueron invitados a la fábrica y se les ofreció toda la ayuda necesaria para alcanzar la escurridiza doble estrella de oro, distintivo de lograr una vuelta en carrera a más de 193 km/h (120 millas por hora). Marius solicitó un chasis de Tiger 100 de 1939 para modificarlo a fin de instalar un sobrealimentador concéntrico Arnott, una nueva horquilla y un nuevo motor de T100 con ocho válvulas y culata de bronce.

Para entonces la victoriosa moto había vuelto como garantía de un préstamo al hombre que se la vendió en 1937 y los dos amigos se pusieron manos a la obra en un nuevo proyecto. Pero el motor no dio los resultados esperados. Había tantos problemas que fue como comenzar de cero y Marius, frustrado, terminó su diario en junio de 1939.

La última carrera se celebró en Brooklands el 7 de agosto. La moto del récord no volvió a funcionar… hasta este año a manos de Dick.

Reconstrucción de la original

Dick Shepherd, muchas de cuyas motos se pueden contemplar en la Triumph Factory Visitor Experience, había comprado la réplica de la Speed Twin sobrealimentada, que contaba con un motor de ocho válvulas, el manillar original (un regalo de Ivan) y el carburador Bowden, que Michael, el hijo de Ivan, recuerda haber visto colgando de un alambre en el invernadero. Con la réplica consiguió también copias de los diarios de Winslow.

Más tarde Dick le compró a un coleccionista un motor de T100 con culata de bronce. No tenía número de motor, pero había tres números estampados en la parte inferior del cárter para identificar las dos mitades. Recordó que en las notas de Winslow se indicaba que la T100 no tenía número de motor pero citaba tres números, los mismos que el motor que Dick había comprado.

Cuando se puso en contacto con el coleccionista, resultó que tenía también los elementos principales de la moto del récord de Brooklands. Le compró el motor y el chasis, la horquilla, las ruedas y los depósitos, además de la pequeña cámara de aire rellena de placas deflectoras.

Foto: Philip Tooth
Foto: Philip Tooth

Además del manillar y el carburador, se desmontaron también de la réplica los escapes Brooklands y el sobrealimentador Arnott y se montaron en la moto original. De vuelta a Brooklands, nos cuenta compungido: «Si Ivan hubiese montado la moto de Marius en un día tan soleado como hoy, habría dado la vuelta a más de 193 km/h (120 millas por hora). Si la guerra no se hubiera interpuesto, Turner les habría apoyado en futuros intentos».

En cambio, la pista de Brooklands se desmanteló parcialmente para construir un aeródromo de hierba. Pero si se escucha con atención aún se puede escuchar el rugido de aquella rompe-récords.

El nombre de Speed Twin vuelve por todo lo alto. Descrita como una Modern Classic en apariencia pero con prestaciones de roadster, va a ser algo verdaderamente especial.

Dick Shepherd, el propietario, con la Speed Twin sobrealimentada y el equipo de voluntarios de la sección de motos en el Museo de Brooklands. Foto: Philip Tooth.