Inspiración: Big Trip

Ruta por carretera de 20 días en invierno

¿Hace frío? No es un problema para una pareja que viaja con Triumph.

A las dos horas de empezar su aventura de invierno por Europa, Richard tuvo una revelación…

Lori, su novia y compañera de viaje, iba sin prisa pero sin pausa con el motor de su nueva Triumph Street Twin, lo cual sacaba de quicio a Richard y afectaba a su itinerario. Sin embargo, a medida que transcurría su escapada de 20 días, se dio cuenta de que la velocidad no lo es todo: «Dejamos de lado la mentalidad que teníamos de quererlo todo al instante y empezamos a tomarnos nuestro tiempo para vivir experiencias que nos habríamos perdido si no lo hubiésemos hecho».

Su aventura europea empezó en octubre, cuando Richard y Lori Bellomo, diseñador gráfico y analista de fondos de cobertura respectivamente, se encontraban sin mucho trabajo entre manos. «Nos preguntábamos si tendríamos problemas con el tiempo, pero al final decidimos lanzarnos a la piscina». En lugar de vegetar en el sofá, decidimos coger las motos», dice Richard, que tiene una Triumph Scrambler del 2012.

Setting off on motorcycle trip on Triumph Street Twin
Saliendo del puerto de Portsmouth.

A grandes rasgos, el itinerario consistía en coger un ferri desde el Reino Unido hasta Santander, ir en moto hacia el este tan lejos como fuese posible y regresar.

Este es su diario.

Días 1 y 2: desde Portsmouth hasta Santander y desde Santander hasta Javier

El ambiente de España era mucho más relajado que el de Londres. Me sorprendió la escasez de radares, de badenes y de tráfico, pero eso nos ayudó a disfrutar más del lugar. Aquí empezaron a entrarme dudas acerca del ritmo de Lori, pero íbamos con calma, así que pensé que ya me acostumbraría a ir un poco más lento.

Día 3: desde Javier hasta Bagneres de Luchon

Recorrimos 250 km por los Pirineos españoles y pasamos la frontera con Francia. Las carreteras tienen muchas curvas y el paisaje es precioso. En cuanto salimos del túnel, ya en Francia, la carretera empezó a bajar abruptamente y pasamos por curvas bastante cerradas… ¡Este viaje iba a ser fabuloso!

Sky in Spain

Día 4: desde Bagneres hasta Agde

Tras dejar atrás la emoción de las carreteras pirenaicas, llegamos a Carcassonne, un bonito municipio amurallado, y alucinamos con el tono dorado que tiene la luz en el sur de Francia. Reservamos hotel en Agde, que al principio nos pareció un pequeño municipio con playa, pero luego mi madre me dijo que es un municipio nudista y grande. No estoy seguro de por qué lo sabía, pero tampoco quiero averiguarlo. Al menos no vimos a nadie corriendo desnudo por el supermercado.

Día 5: desde Agde hasta Marsella

Parecía que nuestro paso por Marsella iba a ser guay, pero estar en una ciudad es un poco decepcionante comparado con el trayecto y el entorno anteriores.

Día 6: desde Marsella hasta Golfe-Juan

Lori necesitaba cambiar de aceite, ya que su moto había recorrido los 800 km, así que seguimos por la costa. Pasamos por Saint-Tropez, que parecía un lugar excelente y que me hizo alegrarme de haber ido en moto al ver tantos coches caros yendo a ninguna parte con tanto tráfico.

Un tipo nos sugirió ir por la carretera costera D559 al salir de Saint-Tropez. Pasa por Col du Cap Roux, un maravilloso lugar montañoso donde predominan los colores rojizos. Me recordó a Red Rocks, en EE. UU. Fue una ruta genial, divertida y bonita al atardecer.

Cannes, donde hay multitud de casinos con carteles de neón, es una visita obligada por la noche. Seguimos por una carretera costera con luces titilantes que parecía sacada de un cuento de hadas hasta Golfe-Juan, donde pernoctamos.

Días 7 y 8 Desde Golfe-Juan hasta Cannes y desde Gréolières-les-Neiges hasta Golfe-Juan

Mientras arreglaban la moto de Lori, montó en el asiento trasero de la mía y fuimos por la D2 hasta la estación de esquí de Gréolières-les-Neiges. La carretera era fantástica: preciosas vistas panorámicas, precipicios altos y sinuosos… Hasta pasamos junto a una empresa cinematográfica que estaba rodando un anuncio de Ferrari, lo que demuestra que estas carreteras son bastante cinematográficas.

Día 9 desde Golfe-Juan hasta San Remo

Fuimos camino de Italia por Mónaco atravesando la Route de la Revere, que pasa sobre Èze, y la Route de la Tête de Chien para acceder a vistas elevadas al Mediterráneo y a Mónaco… la ruta y las vistas fueron unas de las cosas más hermosas que hemos disfrutado nunca.

En Italia, el ambiente y el tráfico eran más frenéticos, aunque al mismo tiempo parecía un ámbito más relajado que el de Gran Bretaña. Quizá el sol era lo que me hacía verlo de esa forma.

Tras cinco minutos ya nos sentíamos de nuevo como en Londres pasando por huecos imposibles, tal como hacían los motoristas de la zona.

Triumph road trip Monaco
Route de la Tête de Chien, Mónaco.

Día 10: desde San Remo hasta Nervi, cerca de Génova

A pesar del ajetreo de San Remo, la plaza central era el lugar ideal para tomar un café y algo de bollería.

Cogimos la preciosa carretera costera y pensamos en buscar un hotel en Génova, ya que parecía una ciudad guay, pero tras los dolores de cabeza que nos dieron Marsella y San Remo, decidimos ir un poco más lejos y encontramos un lugar encantador en Nervi.

Día 11: desde Nervi hasta Argegno, lago Como

Nuestra incursión en el norte de Italia hacia Como no fue nada espectacular comparado con lo que habíamos visto hasta ahora. Las carreteras eran bastante buenas, pero era un paisaje bastante plano en general. Nos habíamos acostumbrado a lo bueno.

Pasamos por Milán, que nos pareció fantástico, pero sin nada fuera de lo común, y una hora después pudimos disfrutar de unas vistas preciosas al lago Como.

Lake Como motorcycle trip
Junto al lago Como.

Día 12: desde Argegno hasta Lugano, Suiza

Pensábamos ir por uno de los puertos de montaña de Suiza, pero Lori tuvo un pequeño incidente gravitacional en una curva cerrada. Le dolió en el orgullo, pero la moto no sufrió ningún daño, así que decidimos seguir explorando el lago Como.

Día 13: desde Argegno hasta las afueras de Milán

Fuimos hasta Villa del Balbianello, una villa preciosa antiguamente habitada por monjes que está junto al lago. Nos fascinó que allí se rodaran Star Wars y Casino Royale, una de las películas de James Bond.

Después volvimos a Como y recorrimos las carreteras que serpentean junto al lago hasta llegar a Bellagio. En la entrada del municipio, hay una estructura similar a una marquesina solo para motos, y aparcar en ella es gratis.

Dado que salimos de Como a media tarde, acabamos en un atasco de unos 24 km que se produjo cuando rodeábamos Milán en hora punta… Acabamos recorriendo las autopistas milanesas en plena oscuridad, lo que nos preocupó un poco.

Argegno motorcycle trip
Villa The Dreamers, Argegno.

Día 14: desde Milán hasta Oulx

Cuando nos acercábamos a los Alpes, un jabalí atravesó la carretera justo delante de mí. Fue genial. Se nos estaba haciendo tarde otra vez, por lo que decidimos recorrer los Alpes el día siguiente y nos dirigimos a un encantador hotel situado en la frontera entre Italia y Francia para disfrutar del vino tinto local y unos aperitivos gratuitos.

Día 15: desde Oulx hasta Bollène

Cogimos la N94, la D994 y la D94, que son excelentes y rápidas. Tienen bastantes curvas y permiten disfrutar de un gran paisaje, aunque a estas alturas ya no era ninguna novedad.

Día 16: desde Bollène hasta Florac

Hasta ahora habíamos tenido suerte con el tiempo de mediados de octubre. Sin embargo, al cruzar los Alpes, la tormenta Brian nos recordó que no debíamos confiarnos.

Subíamos hacia el parque nacional de Cevennes por una pista llena de barro y en medio de la niebla. Las únicas personas que vimos fueron una pareja de ancianos que estaban recogiendo castañas y nos miraron como si estuviésemos chiflados cuando pasamos a su lado, recorriendo lentamente aquella carretera estrecha y resbaladiza. Y nosotros estábamos de acuerdo.

Con aquella tormenta, los impermeables no valían de nada, pero cuando encontramos un hotel que tenía una pequeña estufa, nos pareció una bendición. Nos venía de perlas para secar el equipamiento, que estaba empapado.

Storm Brian in Biarritz, France. Motorcycle tour on Triumph Street Twins
Tormenta Brian en Biarritz.

Día 17: desde Florac hasta Castelnaudary

Aunque sabíamos que íbamos a tener que lidiar de nuevo con la tormenta Brian, decidimos continuar, ya que todavía había muchas cosas que queríamos ver.

Salimos de Florac y fuimos por la D16, una carretera de montaña con muchas curvas que se nos hizo larga por la lluvia. Justo cuando pensaba que nos estábamos arriesgando demasiado, la montaña dio paso a un paisaje más plano que me recordó a North Yorkshire Moors. Como soy de allí, me sentí casi como en casa. Sin embargo, a medida que nos acercábamos a la parte occidental del parque de Cevennes, el terreno volvió a cambiar. Ahora parecía que estábamos en otro planeta.

Nuestra ruta hacia Le Rozier transcurrió por un singular desfiladero situado entre unas extrañas formaciones rocosas bastante altas. Los colores apagados del cielo también contribuían a que el paisaje pareciese de otro mundo. Al tener que soportar otro día de lluvia, la ruta se había convertido en un inesperado desafío, pero creo que ya nos habíamos acostumbrado y que empezábamos a ver la tormenta con otros ojos.

Storm Brian
Tormenta Brian desde el hotel Lutetia, Lourdes.

Día 18: desde Castelnaudary hasta Lourdes

Sigue lloviendo… Menos mal que cerca había una panadería fantástica en la que nos consolamos tomando café y algo de tarta antes de salir. La ruta ya empezaba a parecer una prueba de resistencia, pero las espectaculares vistas a los Pirineos nos dieron todavía más fuerzas para seguir.

Día 19: desde Lourdes hasta San Sebastián, pasando por Biarritz

Dado que la situación no era muy prometedora, nos dirigimos a Biarritz. Ver la tormenta en el Atlántico mientras nos acercábamos a la costa fue una excelente recompensa para nosotros.

Al no recorrer las zonas más altas de la parte oriental de los Pirineos franceses, ahorramos un poco de tiempo, por lo que decidimos visitar los Picos a pesar de que no estaba previsto inicialmente. Para ello, nos dirigimos a San Sebastián.

Día 20: desde San Sebastián hasta Fuenta Dé (Picos)

Divisamos un arco iris y aligeramos el paso hacia los Picos, aunque ir allí implicaba desviarse 350 km. La ruta de 250 km se nos pasó volando, ya que era una maravilla que mejoraba todavía más a medida que entrábamos en los Picos. De hecho, hasta volvió a salir el sol. Desde allí, embarcamos en ferri y volvimos a la lluviosa Inglaterra.

Fuente De Picos, España.

7 cosas que aprendimos

  • Asegúrate de tener puños calefactables.
  • Intenta llevar solo lo indispensable al cuarto del ferri. Puedes dejar todo lo demás en la moto, ya que durante el viaje está en un recinto cerrado.
  • Ten cuidado al embarcar en el ferri, ya que las rampas de acceso pueden tener piezas metálicas. También puede haber grilletes en el habitáculo para sujetar las motos.
  • Evita pernoctar en el centro de las ciudades, a menos que no te importe pagar por aparcamiento seguro (especialmente en Italia). Si vas a pasar la noche en una ciudad, no llegues en hora punta.
  • Algunas de las gasolineras más pequeñas y remotas solo aceptan efectivo.
  • No te limites a llevar bolsas secas; guarda en ellas lo que quieras mantener seco (como mi papel de fumar… Sin comentarios). Las redes son excelentes tanto para guardar cosas que quieres tener a mano como para secar tus pertenencias cuando vuelve a hacer sol.
  • No necesitas demasiada ropa, pero lleva más calcetines de los que creas que necesitarás, ya que los usarás.

¿Has hecho un viaje? Envía a FTR tus fotos y tu diario, sin importar su extensión. Aparecerán en For the Ride.