Inspiración: Festival

Paris skyline

Guía turística: París

Las mejores rutas, lugares para comer y cosas para ver

París, la ciudad luz. Amplios bulevares, cafés chic y tesoros arquitectónicos en cada esquina. Todo lo que necesitas para completar la foto es una moto que se porte bien en ciudad. Dado que la Speed Twin se presentó hace unos meses en esta ciudad, el escritor parisino Elodie Taucet comparte con nosotros un par de rutas para sentir el aroma de París.

RUTA N.º 1

Comenzamos en la Rive Gauche (al sur del río) haciendo alguna compra compulsiva en la Officine Universelle Buly. Tras inspirar la novela «Cesar Birotteau» de Balzac, la marca de perfumería y cosmética de Jean-Vincent Bully fue considerada una «belle endormie» (bella durmiente) hasta su relanzamiento en 2014. Cada una de sus tiendas es única y muestra un espectacular repertorio de los productos más selectos, todos naturales y muchos de los cuales se pueden personalizar con tus iniciales.

Ver este post en Instagram

Un post compartido por Officine Universelle Buly 1803 (@officine_universelle_buly) el

Tras perdernos por el laberinto de galerías de arte en las calles de las cercanías de rue de Seine, cruzamos el río por el Pont de l’Alma y aparcamos en el exterior del Palais de Tokyo. Integrado en el enorme complejo de arte contemporáneo, Les Grands Verres es la última aventura de Quixotic Projects, que hizo llegar los tacos y los cócteles a base de mezcal (en Candelaria) y pollo frito (en Hero) a las calles de París. Olvídate de su apariencia de bar clandestino, este establecimiento de alta cocina hace gala de la alta cocina francesa, está situado en un espacio amplio y moderno y tiene mucho éxito, en buena parte por su inteligente carta de vinos.

Ver este post en Instagram

Un post compartido por Les Grands Verres (@lesgrandsverres) el

Nos damos un garbeo «digestivo» hacia el norte por el Arco del Triunfo para sentir en nuestras carnes la emoción de la rotonda más tremenda del mundo. ¿Tienes el cuerpo para más emociones? ¿Qué tal un recuerdo permanente de tu estancia en París, por ejemplo? Si eres de los que no le tienen miedo a la tinta, no te puedes perder el Bon Jour Tattoo Club. Tienen un estilo muy característico, pero desgraciadamente no hay mucho sitio para los impulsos de última hora porque tendrás que reservar tu cita con bastante antelación. Las líneas de Jean Andre son pulcras y ocurrentes, pero con la nostalgia de la vida parisina. Y si lo tuyo no son los tatuajes pero aún así te interesa conocer su arte, dirígete a Archive 18-20, donde encontrarás una colaboración exclusiva con los fabricantes de bourbon Bulleit (Ruta N.º 2). No hay mejor excusa para disfrutar del recorrido por la callejuelas que llevan a Montmartre y lo rodean.

Ver este post en Instagram

Un post compartido por Bon Jour Tattoo club (@bonjourtattooclub) el

Finalmente, date una vuelta por el Dirty Dick, uno de los mejores tiki bar de París, para probar unos impresionantes cócteles aderezados con una banda sonora de excelente rockabilly, soul y neo-garaje. En este bar puedes pasar la noche entera o calentar motores para una noche inolvidable en el corazón de SoPi (South Pigalle). Te recomendamos Glass, al otro lado de la calle, para saborear ritmos electrónicos y un perrito caliente a las tantas de la noche.

Ver este post en Instagram

Un post compartido por Dirty Dick (@dirtydickparis) el

RUTA N.º 2

¿Ganas de velocidad? La metrópolis parisina puede congestionarse incluso si vas sobre dos ruedas, así que para explorar «comme il faut» las posibilidades de tu moto, el Bois de Vincennes es el lugar perfecto. Desde el castillo nos dirigiremos al oeste hacia Porte Doree y atravesaremos los pabellones de la Exposición Universal y el parque floral. Seguiremos dirección oeste hacia el Mercado de Aligre, un mercado al aire libre que ofrece productos frescos y cuyos aromas e imágenes ya hacen que la visita merezca la pena. Si quieres que el almuerzo evolucione a una tarde de vino, charcutería, queso, buena conversación y ocasionales bocados de marisco, tu destino debe ser Le Baron Rouge. La mayoría de los domingos un «écailler» monta un puesto ante el bar para vender ostras por docenas que se pueden consumir en el interior del establecimiento y pasar el rato intentando abrirlas por ti mismo.

Ver este post en Instagram

Un post compartido por Greg Holden (@gregholden) el

Mucho antes de que las barberías se pusieran de moda otra vez, Alain Maitre Barbier Coiffeur ha estado trabajando al estilo ‘a l’ancienne’ mucho más allá de los límites de Le Marais. También da clases particulares de peluquería en inglés o en francés en su local, mitad tienda mitad museo, situado en el corazón de uno de los distritos de galerías de arte de París. Cada primer sábado del mes, las calles alrededor del negocio de Alain se convierten en una feria de arte al aire libre donde puedes airear tu recién arreglado bigote, barba o corte de pelo.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Jesse L.W. Clipperton (@theyoungmarlonbrando) on

Completa tu estilismo con una rotunda sesión de compras en Archive 18-20, cerca del ayuntamiento. Tanto si buscas una reedición de la chaqueta Perfecto de Schott de los 90, un traje de Damir Doma o las últimas zapatillas Yeezy, en esta tienda dedicada a la moda y al estilo de vida masculino encontrarás todo lo que buscas. Cada temporada, la propietaria se adentra en su guardarropa y en su memoria para lanzar una colección especial de ropa. Ubicada tras la valla de un antiguo almacén de Le Marais y con la iluminación natural de un lucernario, la tienda cuenta también con una amplia colección de revistas, lectura perfecta para relajarse en el café saboreando las especialidades del día.

Ver este post en Instagram

Un post compartido por Archive 18-20 (@archive1820) el

Ponte de nuevo el casco y vete a zigzaguear por los callejones de Marais hasta el Museo de la Caza y la Naturaleza. Este museo de bolsillo que ocupa dos «Hotels Particuliers» –los discretos y lujosos palacetes parisinos– del siglo XVIII aloja una colección permanente de pintura y taxidermia, así como exposiciones temporales. Creado en los años 60, su objetivo era dotar a la caza de un carácter sostenible y ecológico.

Ver este post en Instagram

Un post compartido por Musée Chasse Nature (@musee_chasse_nature) el

Para terminar, acércate hasta Place des Victoires, deja la moto en la plaza en el exterior de la Basílica de Notre-Dame des Victoires y dirígete a Le Bougainville en Passage des Panoramas, un «troquet» (bar) aún en su estado original: mostrador de formica y gélidas luces fluorescentes. Probablemente el peor lugar para hacerse un #selfie, pero el mejor para eso del #foodporn. Todos los ingredientes provienen de la granja familiar situada en el sudoeste de París y se utilizan para preparar los más auténticos platos franceses. Una ensalada de lentejas o de zanahoria, un poco de queso de cabra y jamón curado, o una remoulade de apio serán el mejor recuerdo de tu estancia en París. El espresso es el chute de adrenalina perfecto para mantener el interés del resto de la noche, mejor aún si se acompaña de una bola de helado de avellana casero.

Ver este post en Instagram

Un post compartido por ⭕️🌵 Franck Abramovitz (@paris_secret_75) el