Inspiración: Big Trip

Facturar tu moto: ¿por mar o por aire?

Los mejores consejos para vivir aventuras en moto por todo el mundo

Quieres recorrer América, Asia o Europa en tu moto, pero la idea de separarte de ella es capaz de echar abajo el proyecto entero.

El dilema es comprensible y es habitual que desanime incluso a los motoristas con más determinación, pero hacer llegar tu propia Triumph al punto de partida no es tan complicado como puede parecer. FTR te ofrece una sencilla guía para que no tengas que cargar más con las preocupaciones.

¿Qué documentos se necesitan?

La mayoría de los países te proporcionarán un permiso temporal de importación, siempre que puedas demostrar que la moto es de tu propiedad. Para ello necesitas el permiso de circulación del vehículo a tu nombre, el pasaporte, el carnet de conducir y el permiso internacional de conducir.

Algunos países requieren también un carné de paso y aduana (carnet de passage), un documento de aduanas reconocido internacionalmente que autoriza al titular a importar temporalmente un vehículo a ese territorio sin pagar aranceles.

Muchas aerolíneas y empresas de transporte solo aceptan gestiones procedentes de una agencia para asegurarse de que disponen de la documentación correcta.

¿Por aire o por mar?

Es evidente que el transporte aéreo es mucho más rápido y, generalmente, más fiable que el transporte marítimo, además de contar con un procedimiento de aduanas más expeditivo. El problema es el precio.

El transporte marítimo requiere más tiempo y es bastante impredecible, ya que el mal tiempo puede afectar seriamente a las rutas de transporte. Además, los puertos suelen estar sujetos a férreas normas sindicales y farragosos procedimientos burocráticos. La ventaja es que es mucho más barato que el transporte aéreo.

Si viajas en grupo no es mala idea contratar un contenedor marítimo estándar de seis metros en el que caben seis motos. Otra posibilidad es recurrir a los buques Ro-Ro que transportan coches nuevos entre los grandes centros de distribución de Europa, Norteamérica, Sudáfrica y Australia.

Basta con llegar a uno de esos puertos: la moto sube al barco por sus propios medios y desembarca en otro puerto. Si eres de la vieja escuela, puedes contratar un camarote en un mercante y llevar la moto contigo como equipaje.

Ocho pasos para preparar tu moto para una aventura internacional

  • Algunas aerolíneas insisten en que se vacíe completamente el depósito de combustible, pero generalmente se admite que contenga dos litros como máximo.
  • Desconecta la batería y cubre los bornes con cinta aislante para evitar chispas.
  • Desmonta la pantalla y los retrovisores para evitar que se rompan, fórralos con plástico de burbujas y fíjalos al asiento.
  • Las maletas se suelen dejar puestas, pero retira el baúl y colócalo en el suelo del embalaje.
  • Desinfla las ruedas hasta 1,8 bar y afloja la suspensión para que se pueda fijar la moto al embalaje o al palé.
  • Si la vas a enviar por transporte aéreo, desmontar la rueda delantera te ahorrará un montón de dinero, ya que el precio se calcula por volumen.
  • Asegúrate de que la moto está limpia y no pierde líquidos. Algunos países son muy estrictos en lo referente a la protección del medio ambiente autóctono contra plantas e insectos invasores.
  • Retira todos los líquidos y envases a presión del juego de herramientas: bidones, sprays para la cadena, lubricantes multiuso, etc.

Kevin y Julia Sanders ostentan el récord Guinness de la vuelta al mundo en moto más rápida. En 2004 fundaron GlobeBusters, una empresa de viajes en moto especializada en organizar rutas increíbles por los destinos más curiosos. Si quieres saber más, visita globebusters.com.