Estilo de vida: Interview

El auténtico @RealHackneyDave

«Solo tienes una vida, sácale provecho»

FTR Bio:, Hackney Dave

Nombre: Dave Buonaguidi. En publicidad desde hace 30 años

Ubicación: Londres. Fundador de St Luke's, la primera agencia de publicidad cooperativa del mundo y más recientemente Karmarama en 2000

Trabajo icónico: Hacer té no guerra cartel. La imagen ahora se encuentra en el museo V&A de Londres.

A Dave Buonaguidi no le importa reconocer que le encanta soltar algún que otro taco.

«En el fondo se trata de autoexpresión y libertad. La gente normal dice tacos en su vida diaria, y yo quiero que mi trabajo refleje la realidad y no una visión postiza del mundo», nos comenta.

Su actitud se asienta en más de treinta años dedicado a la publicidad, un sector que acabó detestando por esa mentalidad de «generar ideas como churros y venderlas caras» que insiste en catalogar como enemiga de la creatividad y la pureza.

En la actualidad, tras mandar a paseo esa parte del negocio, dedica su tiempo a «hacer cosas de verdad que le hacen feliz» de tres maneras distintas: ayudar a salir adelante a pequeñas start-ups, montar en su trucadísima Bonneville de 2011 y crear algunos de los pósteres más comentados en el mundillo de las motos.

Viva lo analógico

Dave era el motor de la agencia londinense Karmarama, una de las más famosas del mundo por sus creativas campañas de publicidad y marketing.

Nos lo cuenta así: «Fundé e impulsé la agencia hasta convertirla en un gran negocio y conseguimos algunos grandes éxitos, como la campaña Make Tea Not War Tony Blair. Pero poco a poco me fui dando cuenta de que no estaba disfrutando. En las reuniones siempre tenía la cabeza en otro sitio, pensando en cosas como salir a dar una vuelta con la moto. Quería pasarlo bien, no amasar el máximo dinero posible.

«Así que al cabo de 14 años acordé una salida remunerada y decidí asistir a un curso de serigrafía en el Print Club London. Era muy diferente, totalmente analógico y en las antípodas del mundo digital, pero era también puro, cautivador y artesanal».

Triumph: local, inglesa y con encanto

Esto es lo que siempre le ha gustado de Triumph al gurú de Instagram @RealHackneyDave: «Sí, es una empresa, pero sigue siendo fiel a los mismos principios que cuando se fundó, y sigue recurriendo a personas, de esas que ponen cariño en lo que hacen, en todas las etapas de la fabricación.

«Ponen mucha pasión en lo que hacen y buscan continuamente la manera de mejorar a la vez que mantienen la tradición que los ha hecho tan grandes. Triumph, a pesar de ser una marca internacional, tiene un sabor local, inglés y encantador».

Los trabajos de Dave tienen muchas similitudes. A pesar de alguna profanación en sus diseños, atraen a un selecto público rendido ante esa sencilla a la vez que intrigante mezcla de fotografía, mapas vintage e imágenes de la cultura pop cocinada en una serie de obras que se contemplan con ironía y cautivan la mirada.

La última joya: una obra basada en una sencilla tipografía con el texto «Progress only happens when you tell someone to f**k off» (El progreso solo se consigue cuando mandas a alguien a la m***da), prácticamente un mantra para aquellos londinenses de pura cepa.

«Seamos sinceros: la mayoría de los motoristas sueltan tacos, pero tienes que ser muy valiente para llevar el marketing de tu empresa por ese camino. Hoy día me he quitado de encima esas ataduras, y eso resulta muy liberador», reconoce.

Sus colegas de Bike Shed

Su colección hand made is better made (hecho a mano está mejor hecho) para la edición del año pasado de la Bike Shed de Londres y el acto previo en París han afianzado una sólida amistad entre Dave y el fundador de este evento, Dutch van Someren, y le han agenciado cierto estatus en los círculos artísticos de la capital.

«Mi trabajo se basa en el público, así que resulta crucial saber lo que le gusta a la gente y lo que están dispuestos a comprar para destacar entre los miles de imágenes con las que el mercado nos bombardea cada día», comenta Dave.

Sus trabajos están trufados de mapas exclusivos de Nueva York, Londres y su periferia, y lucen consignas de esas que meten el dedo en la llaga. Los clientes dispuestos a hacerse con un original de sus obras se enfrentan a cifras que se acercan a los tres ceros.

Apuesta por lo diferente y lo único, así que cuando tuvo que decir adiós a su Bonneville de 1963, que era «tremenda, olía a gloria y rodaba aún mejor», se agenció una T100 de 2011 y, cómo no, la destripó.

RealHackneyDave

Recién sacada de los años 70

«Camuflé la inyección para que parecieran carburadores, puse refuerzos en el manillar, la recorté, instalé neumáticos Firestone Classic Deluxe, monté un soporte lateral para los faros… allá donde voy, la gente se queda encantada con la moto porque les parece recién sacada de los años 70», alardea Dave.

«Para mí, montar en la Triumph es un signo de identidad, de ser diferente, de vivir para rodar y abstraerme física y espiritualmente, que es justo lo que intento capturar en mis trabajos».

¿Algo que lamentar? Soy más feliz que nunca

¿Lamentas la decisión de abandonar el mundo de la publicidad «anónima»? «Y una m***da. Quiero que la gente reaccione ante lo que hago y que disfrute con lo que hago, y desde hace unos años soy más feliz que nunca.

«La integridad y los valores significan mucho para mí porque solo tienes una vida, así que sácale provecho. Si quieres salir en moto, sal. Si quieres hacer algo que te acelere el pulso, pues hazlo, pero no te quedes apoltronado y te conviertas en un peón del mundo empresarial, pensando «¿Y si…?»».

Echa un vistazo a la nueva Bonneville T100