Diseño con esmero

El sastre motorista de las estrellas

En el oficio de Lloyd Forrester la atención al detalle lo es todo. Si te desvías lo más mínimo, hay que volver a la mesa de dibujo.

La maestría de Lloyd Forrester en el traje de Phil Green para el DGR

Es el sastre de cabecera de las estrellas, el hombre que hace que los trajes a medida y los pantalones de estrellas del rock y del cine como Mick Jagger, Benedict Cumberbatch y Tom Cruise les queden como guantes. Y está obsesionado con las Triumph desde que cobró su primer sueldo.

Quizá le atraiga la maestría en el trabajo de una marca tan británica y a medida como la sastrería londinense Timothy Everest, en el elegante barrio de Spitalfields, donde Lloyd desempeña su oficio. ¿O es el comportamiento de la moto?

«En realidad no», insiste. «No del todo, aunque quizá inconscientemente, el factor artesano y el detallismo tuvieran cierto peso. Si he de ser sincero, tiene más que ver con la tradición y con el estilo de conducción».

La mano del destino

El noviazgo del sastre con las Triumph se remonta a principios de los años 80, cuando el destino puso ante sus ojos la moto de sus sueños justo después de acabar sus estudios: «El dueño de la empresa en la que hice la formación me llevó a su casa y me enseñó la moto que tenía en el garaje.

Era una Triumph Trident T150 de 1971 con el depósito en forma de ataúd, y para un chaval de veintitantos obsesionado con la Slippery Sam y las carreras del TT, era un sueño hecho realidad. Era una moto fabulosa».

El propietario se dio cuenta de los ojos como platos de Lloyd y le dijo que la moto estaba en venta. Se gastó en el acto todos sus ahorros como aprendiz de sastrería, pero en su opinión, «mereció la pena hasta el último penique».

Un ajuste perfecto – La pericia de Lloyd consigue que Phil tenga un aspecto fantástico

Tres décadas más tarde, concretamente en 2017, Lloyd trabajó en el vistoso traje de tres piezas de Phil Green, el rostro del vídeo del Distinguished Gentleman’s Ride de 2017, que lució sobre la Dapper Bonnie personalizada por Triumph.

Para entonces el destino había vuelto a actuar y había puesto a su alcance otra gran moto, esta vez con un poco de ayuda de su jefe Timothy: «Trabajamos mucho para Tom Cruise en el año 2000 en Misión Imposible II, y la gente que proporcionó las Triumph tuvo el detalle de regalarle una».

Tomando medidas para el traje de Phil

Años más tarde Lloyd compró la réplica casi exacta de la Speed Triple 955i utilizada en la película (la verdadera, que incluye los agujeros de bala, se expone ahora en la Triumph Visitor Experience), que utiliza para recorrer los alrededores de su casa en Cambridge todos los fines de semana.

«Las Triumph tienen algo muy especial que las distingue de todas las demás motos. La tradición es importante, y que sean inglesas también lo es. Quizá la perfección del trabajo sea parte de su atractivo, pero al final todo se resume en que me gustan».