Inspiración: Lifestyle

Photographer Brandon Hinton making a coffee on a mountain

Cómo iniciarse en la fotografía

Brandon Hinton nos da algunos consejos

Brandon es un recién llegado a la fotografía que ha hecho algunas fotos realmente atractivas con una cámara bastante básica, y su talento ya le ha reportado un reportaje de 10 páginas en la revista Men’s Health. Ha fotografiado desde motos y escenas urbanas a retratos y paisajes de diferentes lugares del mundo. Sigue leyendo para ver sus fotos, escuchar sus historias y descubrir cómo se inició en la fotografía.

¿Cuál es tu historial en esto de la fotografía?

La verdad es que soy un recién llegado total. A principios de 2018 entré en una tienda de fotografía y me compré la cámara DSLR más barata que tenían con la intención de mejorar los contenidos que subía al blog de deportes que tenía como hobby. Dos meses después, cuando estaba en Ruanda trabajando como Director Deportivo del equipo nacional de ciclismo de Sudáfrica, saqué la cámara y tomé un par de fotos de los chicos mientras competían para pasar el tiempo.

Cuando volví a Sudáfrica, la federación me dijo que no había presupuesto para pagar mi viaje a Ruanda como habíamos acordado, de modo que me tocaba pagar los vuelos con mi achicharrada tarjeta de crédito. Así que, a la desesperada, decidí que escribiría una historia acerca de mi periodo allí y le añadiría un par de fotos.

Ver post en Instagram

un post compartido por Brandon Hinton (@brandonhinton.jpeg) el

En fin, aquella idea no gustó a nadie. Hasta que se me apareció la virgen y se me ocurrió escribir un email a Men’s Health no empecé a ver luz. Un mes más tarde tenía 10 páginas en su número del 50º aniversario. Desde aquel momento mi vida ha sido una avalancha de acontecimientos cruciales, cada uno más surrealista que el anterior, y que no me he parado a considerar.

¿Cuál es tu relación con las motos?

Creo que mi respuesta es la de la mayoría. Mi padre montaba en moto, así que yo monté también. Pero la afición me caló muy hondo. A los 14 años decidí que quería competir en moto a nivel profesional y que nada en este mundo me iba a impedir hacerlo. Las motos se convirtieron en mi vida. Pasaba la mañana leyendo revistas como si fueran verdades irrefutables y por las tardes me pegaba a la tele viendo DVDs.

Hasta que un día, nada más salir del colegio me subí a un avión y me marché a EE.UU. a probar fortuna en el AMA. La competición era feroz, pero disfruté cada segundo. Un año más tarde, con una relación entre gastos y victorias de 10 a 1, me di cuenta de que aquello era todo lo que iba a conseguir y que era hora de comerme mi sueño con patatas. Continué trabajando en el sector durante un año más como formador en unas instalaciones de California donde colaboré con algunos de los nombres más relevantes del motociclismo, pero aún estaba dolido, así que volví a casa y le di la espalda a cualquier cosa que tuviese dos ruedas e hiciese ruido. Cuando empezó esto de la fotografía volví a sentirme otra vez atraído por el mundo de las motos, pero con un nuevo prisma: quería mostrar la parte divertida, la que todos pueden disfrutar.

Ver post en Instagram

Un post compartido por Brandon Hinton (@brandonhinton.jpeg) el

¿Cuáles son tus fotos favoritas?

Hasta hace poco, casi todas mis fotos de motos han sido espontáneas, que como es natural, han dado lugar a las historias más memorables y las imágenes más emotivas. Pero mi favorita sería un momento de diciembre que no olvidaré nunca. De camino a nuestras vacaciones familiares anuales, nos detuvimos en un pueblecito en medio de la nada donde había un estupendo puerto de montaña llamado El Infierno.

Mi hermano también venía, y como su mujer y él habían tenido un niño hacía pocos meses no habíamos tenido oportunidad de salir con las motos, algo que hacíamos cada fin de semana cuando éramos chicos. Así que la tarde antes de marcharnos del pueblo decidimos subir el puerto, los dos mano a mano. Durante dos horas completas fuimos totalmente libres, haciendo saltar una grava especialmente gruesa. Bajando de vuelta, quise capturar un momento que sabía que no se iba a repetir.

Ver post en Instagram

Un post compartido por Brandon Hinton (@brandonhinton.jpeg) el


Aprovechando que el acelerador de mi moto se quedaba pillado, metí cuarta, solté el manillar y me recliné hacia atrás para tomar una foto de mi hermano pasándome mientras el sol desaparecía tras la cordillera que acabábamos de coronar. Como disparaba en modo manual con un objetivo fijo de 35 mm, intenté ajustar la exposición y capturar la sensación de velocidad a la que íbamos mientras miraba por el visor, ¡con el casco y las gafas puestas! Reconozco que era una idea muy mala. Pero la cosa no acaba ahí.

Al ser temporada de lluvias, la grava estaba muy ondulada por el agua en algunas secciones, como me tocó descubrir. El manillar comenzó a bandear de izquierda a derecha en el movimiento incontrolado más exagerado que he sufrido en mi vida, llevándome un buen golpe en el muslo en el proceso. De alguna manera conseguí no soltar la cámara (no tenía correa) y controlar la moto antes de frenar a tope con un ataque de risa histérica, un momento que mi hermano y yo nunca olvidaremos.

Ver post en Instagram

Un post compartido por Brandon Hinton (@brandonhinton.jpeg) el

¿Qué consejo le darías a un aspirante a fotógrafo?

  • En primer lugar, que no caigan en el frenesí consumista de acumular y mejorar constantemente el equipo fotográfico. Mis primeras imágenes publicadas (en Men’s Health) se tomaron con la cámara y el objetivo más baratos que te puedas echar a la cara. En aquel momento no lo sabía, pero fue una de las experiencias más valiosas que haya vivido y espero no olvidarla nunca.
  • Esto puede parecer una continuación de lo anterior: aprende a trabajar con lo que tienes. Nunca he tenido más de un objetivo cada vez. Eso me ha complicado capturar algunos conceptos, pero también me ha obligado a ser creativo para conseguir ese concepto inicial y eso hace que el producto final sea mucho más singular.
  • Dispara con el alma. En serio. Céntrate en las cosas que más te gustan, son las que siempre producirán los resultados más emocionales y con más contenido.
  • Busca tu estilo. Dedico mucho tiempo a cada imagen en Lightroom, retocándola para que cuente la historia que yo quería transmitir cuando apreté el disparador. Hacerlo así me ha llevado a desarrollar un estilo propio sin darme cuenta. Al principio estaba asustado por hacerlo así, pero he descubierto su importancia cuando quieres destacar entre millones de fotógrafos.
  • No te dejes llevar por las modas. En Instagram cada segundo aparece un nuevo concepto que millones de usuarios contemplan, y es muy difícil acallar esa vocecita interior que te dice «si hago las fotos así conseguiré miles de likes en mis fotos». Me gusta imaginar a mis nietos encontrando una caja de zapatos en el armario ropero llena de mis fotos y diciendo «anda, qué guay era el abuelo». Es una batalla muy dura que se libra en tu cabeza y ni yo mismo creo haberlo conseguido del todo, pero con la ayuda de muchas charlas conmigo mismo intento mantenerme centrado en las historias y emociones que quiero que transmitan mis imágenes foto tras foto.

Sigue leyendo sobre fotografía y echa una ojeada a la sesión de fotos de la Triumph Scrambler 1200 realizada enteramente en película Ilford en blanco y negro.

Ver post en Instagram

Un post compartido por Brandon Hinton (@brandonhinton.jpeg) el