Estilo de vida: Big Trip

De la cumbre al mar, primera parte

Cumbre en moto y con la tabla

Sebastian «Basti» Kuhn nació en Bamberg, Alemania, y ahora reside en una caravana rodeada de montañas en el Tirol. Una escenario perfecto para este profesional del snowboard, un «nómada moderno», como se define a sí mismo.

Poco después de dejar el colegio, Basti se dio cuenta de que el snowboard podía ser un elemento fundamental en su vida. Desde entonces se ha convertido en un personaje clave del mundillo del snowboard europeo y se permite combinar su trabajo y su pasión gracias a su trabajo en el departamento de marketing de Nitro Snowboards. Pero la cosa no acaba ahí, porque Basti es además un hábil motorista.

Si fuese por este miembro del equipo de Nitro, nunca se bajaría de la tabla. Pero como las tablas no van nada bien sobre asfalto, este motorista se ha agenciado una Triumph Tiger 800 XCA para el viaje hasta el Camp Good Times en el glaciar Kaunertal, en Austria.

Únete a Basti en el glaciar y deja que el rider y su máquina te cuenten cómo les ha ido en este espectacular paraje alpino…

De la nieve a la moto…

Está finalizando uno de los inviernos más nevados de los últimos 30 años. Por supuesto, desde el punto de vista de un aficionado al snowboard, no habría ninguna queja si el invierno durase unos cuantos meses más. Pero el invierno dura lo que dura, así que toca terminar la temporada y ya estoy deseando que llegue un verano lleno de sol y acontecimientos. Pero antes de que llegue tenemos tiempo para un último viaje al glaciar. Afortunadamente se trata de un viaje con poca nieve o hielo.

Este año mi impaciencia ante la temporada de moto se intensifica por la noticia de que me van a dejar una Triumph Tiger 800 XCA para mí solito. La Tiger ha recibido las alabanzas de la prensa por sus excelentes capacidades off-road y numerosas mejoras en tecnología y prestaciones, así que tengo curiosidad por ver qué tal congeniamos. Para el viaje al glaciar se me ocurrió pensar: «¿Por qué no combinar mis dos pasiones?» Gracias a las prácticas maletas de la Tiger 800 XCA, no tuve problemas para cargar con mi equipaje en este viaje.

El «Camp Good Times» en el glaciar Kaunertal es perfecto para un viaje así. Cuando llegué, el tiempo era cálido y seco, las condiciones ideales para el snowboard en el glaciar. El paisaje era impresionante, con vistas espectaculares del glaciar.

De camino a Camp Good Times, en el glaciar Kaunertal

Ascendiendo el glaciar

Los 30 kilómetros de carretera del glaciar desde Feichten a Weißseeferner, con una altitud de 2.750 metros, te esperan con sus 29 horquillas y soberbios paisajes. Recorrido un tercio de la ruta, la carretera serpentea hacia el glaciar por la presa con aires de fiordo. Dependiendo del nivel de agua y de la temporada, el lago ofrece preciosos desvíos por grava y terrenos lunares. Los 95 CV de la nueva Tiger se defienden estupendamente. La maniobrabilidad y la contundente aceleración intensifican el placer de conducir y me ofrecen en todo momento un control total de la moto.

De camino desde el lago al glaciar te encuentras con un montón de marmotas que deciden cruzar la carretera sin razón aparente. Afortunadamente, o eran suficientemente rápidas, o gracias a la excelente capacidad de respuesta de la Tiger pude reaccionar a tiempo, así que todas ellas sobrevivieron ilesas a nuestro encuentro, aunque hubo un par de veces que nos vimos demasiado cerca.

Otro de los problemas es que en algunas curvas el agua de deshielo atraviesa la calzada, y debido a las temperaturas tan fresquitas existentes de camino a la cumbre conviene pasar por esas curvas con cautela.

Lanzándose a las pistas

Una vez arriba ha llegado el momento de quitarme el traje Triumph de GORE-TEX® y ponerme la equipación de snowboard. Camp Good Times es el último evento de la temporada para la mayoría de los campistas y para muchos miembros de los equipos de snowboard, así que es la última oportunidad para reunirnos todos en la nieve. Muchos profesionales del snowboard han tenido una temporada intensa, sobre todo el pasado año olímpico, así que se trata de aprovechar el tiempo de la manera más eficaz posible.

Por otro lado, en este evento de fin de temporada todo el mundo se da el capricho de dedicarse a la auténtica esencia del snow: pasar el tiempo en la nieve con los amigos sin ninguna presión. Se trata de una reunión de gente que disfruta de las mismas cosas para pasarlo bien. No importa tu nivel ni lo bueno que seas, aquí todos son iguales. Así los aficionados se mezclan con las estrellas del mundillo, echan una partida de ping-ping o se toman una cerveza juntos.