Estilo de vida: Interview

Conoce a D*FACE

Cuando el arte urbano se fusiona con la Street Twin

El artista callejero D*Face lleva más de una década siendo uno de los pioneros del arte urbano y rindiendo culto a los marginados, la anarquía y el individualismo. Su amor por el arte y por las motos se han dado la mano en su último proyecto para Triumph, en el que ha creado dos depósitos únicos para presentar la nueva Street Twin. FTR ha averiguado lo que inspira a D*Face, el sentido de su arte y por qué le gustan las motos…

Uno rojo y uno azul. Dos depósitos con interpretaciones muy diferentes. El primero, un diseño ruidoso inspirado en los graffiti en el que la pintura parece estar burbujeando y desparramándose por el borde del depósito, y en el que el espray forma parte de la obra de arte.

El segundo, un depósito de azul acuático en contraste con el negro y el metal de la moto y que da la sensación de que brilla y resplandece. El Ave Fénix que se extiende por el lateral del depósito parece la obra de un artista de las primeas tribus canadienses como es Nyle Miigizi Johnston. Las suaves curvas contrastan con una serie de angulosos rayos que salen de la cola y flanquean la palabra Triumph, también reinterpretada en una tipografía puntiaguda y de estilo eléctrico.

P: ¿Qué significa el arte para ti?

R: El arte debe hacer que la gente comprenda algo que tú intentas representar. Me gusta plasmar una idea de manera visual: contar una historia de la manera más gráfica y visual posible. Creo que esto viene de cuando era un niño y veía los graffiti en los trenes o a los lados de las vías.

Me impactaba enormemente, era brutal… y realmente emocionante. Es lo que pasa con los gráficos de los monopatines. Cuando era un chaval, abría la revista Thrasher y veía esos gráficos tan locos de Jim Philips y Vernon Courtlandt Johnson, me quedaba con la boca abierta. Entonces no tenía ni idea de quiénes eran.

Los graffiti y los gráficos de los monopatines que veía me hablaban en un idioma que entendía.

¡En realidad creía que los skaters hacían sus propios gráficos! Pasé mucho tiempo intentando convertirme en skater profesional para poder hacer mis propios gráficos. Mucho más tarde me enteré de que había ilustradores profesionales que cobraban por ese trabajo. Estas cosas son las que le han dado forma a mi arte y mi idea de lo que debería ser.

De niño o adolescente nunca me apetecía ir a las galerías de arte. Mi madre me llevaba a los museos grandes y veía obras que eran impresionantes, pero nunca me hablaban de una manera que resultara relevante para mí.

Mientras que los graffiti y los gráficos de los monopatines que veía me hablaban en un idioma que entendía y me apasionaba. Las galerías privadas independientes me parecían muy exclusivas y creía que no me iban a dejar entrar en ellas. Por esa razón siempre he trabajado dentro del dominio público. Quiero que todo el mundo se implique en lo que intento hacer.

P: ¿Tu obra tiene un mensaje específico?

R: El 90 % de mis piezas siempre tiene una historia detrás. Una emoción o un sentimiento personal. Podría explicarlos fácilmente, pero para mí es más interesante dejarlos ahí para guiar a la gente y dejar que cada uno defina cuál es esa historia.

Cuando la gente me pregunta «¿qué significa?», nunca les doy una explicación directa. Solo les oriento sobre lo que estoy insinuando. ¡Y cuando me dicen de qué creen que se trata, sus historias son mucho mejores que las mías!

A veces es increíble, y me pongo tan contento que no les digo lo que yo pensaba. Cuando algo es de dominio público, tratas con todo tipo de personas. No hay exclusión de edad, raza o sexo, y esa es la parte más impresionante de lo que llego a hacer. Consigo tener una voz que se escucha de manera muy abierta.

Hay muchas personas que no son conscientes del arte. La mayoría de las veces, la gente piensa que lo que está en el dominio público es un anuncio. Cuando se dan de bruces con algo diferente, se quedan totalmente sorprendidos. No pueden comprender que alguien pinte algo en la calle simplemente por el hecho de hacerlo, en vez de intentar vendérselo a alguien.

P: ¿Qué es lo que más te inspira de las motos?

R: La capacidad de conducir una moto y experimentar esa libertad, escapar de todo y de todos y quedarte a solas es muy reconfortante.

Eso es lo que más me gusta de las motos. No tener un móvil sonando y alguien que te está llamando. Estar en mi propio mundo mientras cruzo la ciudad en moto, concentrándome en mantenerla de pie. Es una emoción incomparable. Si llevas una moto, eres diferente a los demás en lo que respecta al medio de transporte elegido.

Siempre he visto las motos como piezas esculturales.

He tenido moto desde que tenía 16 años, y ha cambiado desde entonces, pero cuando empecé había pocos lugares a los que ir aparte de los concesionarios de motos. Teníamos el Ace Café, pero eso era todo.

He pasado por todo tipo de motos, desde el pasado hasta el presente. Lo que me llevó al mundo de las motos clásicas fue que casi me quitan el carnet con una moto deportiva. Vendí todas mis motos deportivas y al final echaba de menos llevar una moto, así que me planteé comprar una clásica.

Empecé a trastear con las motos por las tardes. Me permitía escapar de mi mente de artista. Eso fue hace unos ocho años. Siempre había visto las motos como piezas esculturales, pero nunca había considerado mis modelos personalizados como una de mis obras de arte. Hice dos motos en mi garaje y luego abrí Rebels Alliance, una tienda de motos con cafetería y línea de ropa que se me fue un poco de las manos.

P: ¿Qué es lo que más te inspira de las motos?

R: La capacidad de conducir una moto y experimentar esa libertad, escapar de todo y de todos y quedarte solo es muy reconfortante.

Eso es lo que más me gusta de las motos. No tener un móvil sonando y alguien que te está llamando. Estar en mi propio mundo mientras cruzo la ciudad en moto, concentrándome en mantenerla de pie. Es una emoción incomparable. Si llevas una moto, eres diferente a los demás en lo que respecta al medio de transporte elegido.

Siempre he visto las motos como piezas esculturales.

He tenido moto desde que tenía 16 años, y ha cambiado desde entonces, pero cuando empecé había pocos lugares a los que ir aparte de los concesionarios de motos. Teníamos el Ace Café, pero eso era todo.

He pasado por todo tipo de motos, desde el pasado hasta el presente. Lo que me llevó al mundo de las motos clásicas fue que casi me quitan el permiso en una moto deportiva. Vendí todas mis motos deportivas y al final echaba de menos llevar una moto, así que me planteé comprar una clásica.

Empecé a trastear con las motos por las tardes. Me permitía escapar de mi mente como artista. Eso fue hace unos ocho años. Siempre había visto las motos como piezas esculturales, pero nunca había considerado mis modelos personalizados como una de mis obras de arte. Hice dos motos en mi cochera y luego abrí Rebels Alliance, una tienda de motos-cafetería-línea de ropa que se me fue un poco de las manos.

P: ¿Cómo surgió la colaboración con Triumph?

R: Triumph se puso en contacto conmigo. Triumph es una marca que he conocido siempre; mi padre era una gran aficionado a Triumph. Para mí, que se pusieran en contacto conmigo para hacer un proyecto fue todo un honor. Yo era un gran admirador de Steve McQueen. Es increíble ver cómo han reinventado la marca y han llegado tan lejos con ella. Soy un artista británico, y Triumph es una marca británica, así que es algo bastante lógico.

En cada proyecto empiezo por enviarles diferentes opciones. Ellos me dan su aprobación y entonces yo me pongo a trabajar con total libertad. Como puedes ver, estoy muy metido en el mundo de las motos. Me encantaría hacer más.

P: ¿Crees que la cultura de las motos ha cambiado?

R: Como Rebels Alliance, estamos en el salón Bike Shed , Malle Mile y Dirt Quake y pienso que estos eventos reflejan realmente lo que está pasando en la cultura de las motos del Reino Unido. Y es mucho más que simplemente motos. Ya sé que suena como un tópico, pero lo importante es el estilo de vida. La ropa que llevas y el ambiente. Creo que es exactamente lo que la cultura de las motos necesitaba desde hace mucho tiempo.

Hemos fabricado motos, pero también las conducimos y corremos con ellas. Estamos intentando representarlo de la manera más honesta y verdadera que podemos. Al igual que en el mundo del skate, nunca te vestirías como un skater si no te vas a montar en un monopatín, te dirían algo. Rebels Alliance es una marca de motos, así que montamos motos y las conducimos. Yo voy en moto prácticamente a diario, y quiero representarlo de manera real y no artificial.

P: ¿Cuál es tu enfoque a la hora de pintar el depósito de una moto?

R: Como lo haría con un mural; se trata del entorno en el que se encuentra y en cómo lo ve el público. Además, esas personas van a vivir con él, independientemente de que yo esté ahí. Tengo que tener en cuenta lo que voy a pintar y si es apropiado o no.

La forma del depósito define totalmente lo que vas a hacer. Es una combinación extraña entre pintura y escultura, pero es algo diferente que escapa a estas dos disciplinas.

Verlo en movimiento y verlo quieto son también dos factores más a tener en cuenta a la hora de pintar un vehículo. Eso me encanta. Todo eso lleva de vuelta al graffiti. Verlo como una pintura cuando pasas con el tren o cuando estás en la estación son dos experiencias diferentes.

Ver el depósito pintado en reposo y verlo pasar por la carretera causan impresiones totalmente diferentes. Me gusta ver los depósitos que pinto en motos en marcha. En realidad me gusta mucho cuando se han estado conduciendo durante un año, o al menos un par de meses, porque empiezan a tener otro aire.

P: ¿Qué es lo siguiente?

R: Este es el segundo proyecto que he hecho para Triumph y confío en que haya un tercero. Me encantaría estar más implicado, quizá hacer un modelo completo. Me encanta la marca. En Rebels Alliance, tenemos una Triumph en la mesa de trabajo en estos momento como encargo privado.

En lo que se refiere a otros proyectos, en diciembre voy a Taipéi para asistir a una exposición. Hay un proyecto de subasta muy chulo que vamos a hacer próximamente con Sotheby’s y Movember. También estoy trabajando en un nuevo conjunto de piezas para un salón, posiblemente en Hong Kong, el año que viene.