Inspiración: Interview

«sin remordimientos»

La promesa que le cambió la vida a la propietaria de una Speedmaster

«Quería arrepentirme de las cosas que había hecho antes que de las cosas que no había hecho.» Estas palabras fueron la culminación de un momento de iluminación para la británica Rachel Redshaw que, al acercarse a la cincuentena, se dióm cuenta de que los años que había dedicado a su carrera y a la crianza de sus hijos volaban con rapidez.

Ahora, cuatro meses después de decidirse a hacer algo al respecto, ha sorprendido a su marido, ha asombrado a sus amigos y ha dejado con la boca abierta a los compañeros de escuela de sus hijos.

Rachel and her Speedmaster

Sal de tu zona de confort

«Quería enfrentarme a un reto, así que aprender a montar en moto era la opción obvia. Siempre me han ido mucho los vehículos y simplemente me puse con ello sin decirle nada a nadie, incluso a mi familia más cercana», recuerda.

«Aprobar el examen fue sorprendentemente sencillo. La reacción de mi marido, que se quedó patidifuso cuando me presenté por sorpresa en la puerta de casa con mi nueva moto y vestida de cuero, es algo que nunca olvidaré».

Rachel rides in rural Cheshire

Libertad, individualidad y diversión

A los pocos días de aprobar el examen se compró una Speedmaster, la bautizó como Betty y ahora son inseparables: «me encanta, y también la sensación de libertad que me proporciona. La reacción de la gente cuando aparezco con ella en los sitios es genial, pero lo que hace de ella la mejor decisión que he tomado nunca es la sensación de libertad, de individualidad, de no tener que renunciar a nada, de escapar de todo, de crear comunidad con otros motoristas y la sensación de poder que me proporciona».

Rachel and Speedmaster at the cricket

Rachel trabajó durante 20 años en diferentes puestos de comunicación en la industria química. Cuando tuvo a sus dos hijos, un chico y una chica que ahora tienen 15 y 10 años, se dedicaba a la consultoría. Nunca ha sido una de esas personas que se duermen en los laureles y le fascina mantenerse en forma, lo que la ha llevado a aficionarse a los triatlones.

Una tormenta perfecta de confort, peso y potencia

«No fue una crisis de la mediana edad porque eso implica algo malo. Fue darme cuenta a mitad de mi vida de que podía disfrutar de todo lo que conlleva conducir una Triumph, como la camaradería, las risas y los paisajes, y liarme la manta a la cabeza», dice.

«La Speedmaster me proporciona la tormenta perfecta de confort, peso, potencia y facilidad de maniobrabilidad que necesitaba. He servido de cocinera y de taxista para los niños, así que quería hacer algo que fuera solo para mí y para nadie más».

Esperar lo inesperado

El momento en el que Rachel se dio cuenta de que lo había conseguido llegó cuando se plantó con su moto rugiendo en el partido de cricket del colegio de su hijo: «los jugadores y el público volvieron sus cabezas hacia la moto y cuando me quité el casco casi podía oír a la gente decir “vaya, no me esperaba esto” cuando se dieron cuenta de que era una mujer y una madre. Ahora los amigos de mis hijos creen que tienen la madre más chula, lo que no está nada mal».

The Speedmaster changed Rachel's life

Rachel vive en Chester, en el noroeste de Inglaterra, y escapa del trabajo conduciendo por el vecino Gales hasta Harlech: «es solo una ruta de unos doscientos kilómetros ida y vuelta, pero me recarga las pilas y me da tiempo para pensar. Siempre que paro, estoy rodeada de gente. A la generación mayor le encanta que es una moto clásica y la tradición que tiene, mientras que los más jóvenes no dejan de decir que es chulísima».

La fiebre de las Triumph se está contagiando; el hijo de 15 años de Rachel quiere hacerse con una 125 cc y su marido le ha echado el ojo a una Thunderbird Storm: «se alegraron mucho por mí cuando me compré la mía, pero ahora están pensando “nosotros también necesitamos un poco de diversión en nuestras vidas”».

Rachel no es la única a la que le gusta la Speedmaster; mira lo que piensan los demás de la nueva Triumph Bonneville Speedmaster.

Rachel and her Speedmaster

Cuéntanos por qué montas en moto.