Inspiración: Festival

“On Any Sunday”: El legado cinematográfico de Bruce Brown

Bruce Brown, 1937-2017

Bruce Brown era un cineasta visionario que, casi sin ayuda de nadie, unió los mundos del surf y las motos.

Sus galardonados documentales capturaron el espíritu de libertad de toda una generación e inspiraron a miles de personas a lanzarse a la carratera en moto.

Propietario de una Triumph Cub, este cineasta fue nominado al Óscar en 1971 por su película “On Any Sunday”, que acercó el color, la diversión y la alegría del motociclismo a las masas. La película, protagonizada por Steve McQueen, protagonista de “La gran evasión” y piloto habitual de Triumph, documenta la temporada de carreras de AMA Grand National de 1970 de la mano del campeón Mert Lawwill.

Steve McQueen

El gran impulso a la carrera de Brown se producía cinco años antes, en 1966, con la película “Endless Summer”, que relataba las aventuras de dos surfistas que recorrían el mundo en busca de la ola perfecta. Fue una película que hizo que todo el mundo quisiera probar el surf, y que también ayudó a acabar con el prejuicio de que los surfistas eran gente que se pasaba la vida tomando el sol sin hacer nada más.

Cuando se estrenó “On Any Sunday”, había gran expectación entre la comunidad surfera para ver si podía conseguir lo mismo con el motociclismo. Y así fue.

Creo que mucha gente cambió de opinión con respecto a los moteros después de ver la película

Bruce Brown

Cuando vieron a jóvenes como ellos pasando un buen rato en tierra firme, desde el desierto de Baja California hasta la competición las carreras del Trial Internacional de Seis Días de Europa, muchos tomaron la decisión de comprar una moto. Las estrellas cinematográficas, McQueen y Bud Ekins, su doble de “La gran evasión”, simplemente empujaron aún más el creciente encanto de Triumph.

Brown utilizó las mismas técnicas de primer plano de “Endless Summer” en esta película de motos, filmando las escenas más dramáticas en primer plano y a cámara lenta con teleobjetivo. Pero sus técnicas pioneras no acabaron ahí. También usó una cámara integrada en un casco para dar a los espectadores una visión de primera mano de lo que se sentía al conducir, todo esto mucho antes de la llegada de GoPro.

Esa valiente realidad conmovió a los jóvenes, que se escondían en los lavabos del cine para verla una y otra vez, y luego comenzaban a ahorrar dinero de sus trabajillos de verano para comprar una moto.

“Creo que mucha gente cambió de opinión con respecto a los moteros después de ver la película”, dijo Brown.