Inspiración: Lifestyle

EXCLUSIVA: Nos colamos en el interior de la Adventure Experience de Triumph

La meca del pilotaje off-road

Una amplia sonrisa se dibuja en la cara de nuestro guía mientras nos lleva por la intrincada carretera que se aleja de la sede de Adventure Experience.

Las formas de los Brecon Beacons se alzan imponentes en la distancia mientras abre una puerta que nos llevará a múltiples rutas y caminos.

Redacción: Jim Levack

“Una joya desconocida”

Nuestro guía es Nick Plumb, instructor jefe de Adventure Experience, y su amplia sonrisa sugiere que no nos está contando todo sobre este recóndito lugar del suroeste de Gales. Así que, sería grosero no preguntar.

Triumph Adventure Experience

“Este lugar es una joya desconocida. Aquí es donde se produce la magia” es su única respuesta. No dice nada más, a sabiendas de que el paisaje que estamos a punto de disfrutar hablará por sí solo.

Unas vistas panorámicas montañosas nos dan la bienvenida; enormes espacios abiertos, caminos estrechos en el bosque, cruces sobre ríos y praderas infinitas. Es el sueño de cualquier aventurero.

Superficie parecida a la luna

“Es impresionante, ¿verdad?” pregunta Nick (es más una afirmación que una pregunta), mientras se prepara para guiarnos al interior de un mundo que, momentos antes, nunca habríamos imaginado.

En unos segundos nos encontramos en medio de un escenario que podría haber inspirado la frase “un pequeño paso para el hombre” de Neil Armstrong durante su aterrizaje lunar. Tramos abiertos de carbón negro, perfectos para las Tigers, flanqueados por cráteres y pequeños ascensos que demandan ser conquistados sobre dos ruedas.

Esto, por sí solo, sería suficiente para tentar a cualquier motorista aventurero que se precie, que ahora podrá decir “Sí, he recorrido la Luna”.

Continuamos avanzando a lo largo de la ondulante superficie y dejamos atrás “el espacio, la última frontera” para sumergirnos en una pista llena de baches. Nick se da cuenta de que estoy un poco nervioso, se ríe y añade “¿Qué es lo peor que podría pasar?”

Caminoa serpenteantes y pendientes inclinadas que hacen el terreno accesible y variado

Hecho a medida para la Tiger de Triumph

Las rutas y los caminos varían su dificultad: desde fáciles y para principiantes hasta duras y desafiantes, incluso para los aventureros más expertos. Seguimos avanzando, esta vez en lo que parece un bosque de pinos escandinavo con descensos sin fin, todo hecho a medida de las Tigers y las Scramblers de Triumph.

“Descubrimos caminos nuevos cada día, algunos de ellos poco más anchos que una Scrambler, otros con mucha pendiente, otros más suaves y otros pocos con finales gloriosos. El otro día nos quedamos atrapados en uno y algunos de los chicos tuvieron que ingeniárselas para dar la vuelta. Yo me las apañé para meterme de lleno en el barro. Mi gran momento de gloria”, afirma Nick con una sonrisa.

Nick vive a dos cimas de montaña del Centro y, a pesar del hecho de que llame “trabajo” a la nueva sede de Adventure Experience de Triumph cerca de Ystradgynlais, ambos sabemos que cuando está aquí fuera, es mucho más que eso.

A continuación, encontramos uno de los lugares más espectaculares de todo el recorrido… la asombrosa zona “360”: la cima de la montaña.

Triumph Adventure Experience

Desde aquí las vistas alcanzan kilómetros de distancia. Pen Y Fan, una de las montañas más altas de Gales, y Cribarth o Sleeping Giant (El gigante dormido), una colina muy similar a la del Parque nacional de Brecon Beacons, son dos de los puntos de referencia.

Pruébalo:

Experimenta tu propia aventura

Reserva ahora

Desde las alturas es difícil hacerse a la idea de la escala de este paisaje hecho por el hombre. Las pequeñas excavadoras que recogen los últimos restos de oro negro de las capas visibles en las minas son las únicas referencias reales. Mientras se apresuraban para llevar el material al lavadero cercano, dos curvas sobre este enorme agujero negro (como una carretera secreta) me llamaron la atención.

Nick dijo: “¿Te imaginas conducir por ahí? Ahora entiendes por qué sonreía antes”.

El ganado se esparce mientras ascendemos por una cicatriz de escombros negros, más propia de Islandia, antes de alcanzar la cima de una de las típicas laderas verdes de Gales. Nick se adelanta y, mientras bajamos y subimos por la colina, parece que la aventura toca a su fin, pero él conoce bien esta zona y reduce la velocidad, lo cual me hace sentir aliviado.

Ha sido una muestra increíble de un paisaje mucho más variado de lo que me hubiera imaginado. Nos vamos de la misma forma en la que llegó Nick, con una sonrisa, porque ya conocemos el secreto y porque sabemos que será aún mejor cuando volvamos para la Adventure Experience.

Caminos estrechos en el bosque con enormes surcos: un desafío para los mejores