Inspiración: Interview

El amor por Triumph de un probador de motos

El secreto de la eterna juventud para este periodista indio

Una eminencia de la prensa especializada en motociclismo de la India es la persona indicada para opinar sobre los cientos de motos que ha tenido la suerte de probar durante sus 40 años de carrera, en los que ha reseñado todos y cada uno de los modelos que se han lanzado en su país.

Adil Jal Darukhanawala lleva en la sangre el amor por las motos desde que su abuelo y su tío llevaron la primera moto a la India en el año 1903.

Ahora, su hijo Jehan está siguiendo los pasos de su padre, algo que, según asegura, es habitual en todo el país a medida que las Modern Classics de Hinckley se van abriendo camino.

For The Ride ha podido conversar con Adil, aprovechando que acaba de publicar sus últimos reportajes en las cuatro revistas en las que trabaja, para descubrir de dónde le viene la afición por las motos, de qué se arrepiente más y cuál es el secreto de su eterna juventud.

¿Cuándo te entró el gusanillo de las motos?

En realidad lo llevo en la sangre. Mi abuelo montó una tienda de bicis en 1895 donde vendía bicicletas y vehículos como los que fabricaba Triumph en aquella época.

Empecé a montar a los 14 años, y ahora tengo 61, aunque la edad es algo mental, no físico. Empecé con una T 175 cc polaca, luego me hice con una Jawa 250, cambié a Kawasaki y Honda… en realidad, cualquier cosa a la que pudiéramos echar mano. Las motos de importación eran difíciles de conseguir, por lo que montábamos en cualquiera que tuviéramos.

¿Cómo es la experiencia de conducción perfecta?

La velocidad y la ubicación geográfica no son los criterios más importantes para mí. Me gusta montar a una velocidad sensata y sentirme bien. Cuando vas por carretera, te sientes exultante, especialmente cuando vas con la moto, encuentras tu ritmo perfecto y alcanzas ese estado mágico en el que el hombre y la máquina se funden en un solo ente. Si no lo has experimentado nunca, no puedes entenderlo por mucho que te lo explique.

Como lo que importa es alcanzar ese estado sublime, no importa mucho por dónde circules. No obstante, tengo que decir que por aquí cerca hay unas carreteras estupendas, ya que Pune está rodeada de colinas, montañas y puertos, por lo que puedes considerarte afortunado si tienes una moto.

Intento montar cada fin de semana, porque de lo contrario el trabajo me desborda. Cuando tengo una mala semana, salgo con la moto y me siento como nuevo; rejuvenecido y preparado para enfrentarme a la siguiente semana y al siguiente número. Si montas en moto, ya has encontrado el elixir de la eterna juventud.

¿Cuándo descubriste Triumph?

Desgraciadamente, tardé mucho en descubrir Triumph. Fue una lástima, porque sabiendo lo que sé ahora, me hubiera encantado tener una de estas motos con veintitantos. La importación de motos ha estado muy restringida en la India hasta hace unos 15 años, pero se ha afianzado desde entonces como una de las marcas premium en este país.

Creo que las Triumph eran más deseadas incluso por lo difícil que era hacerse con una, y eso hacía que tuviera aún más ganas de tener una. Cuando empezaron a llegar a la India, se convirtieron en las motos que todo el mundo quería tener.

Yo me compré la primera Thruxton R de 2013 que se vendió en Pune. Es perfecta para mí, ahora que se me empieza a acumular la grasa en la barriga y en vez de agacharme para coger las curvas mantengo una postura más relajada. Sin embargo, no quería perder ese carácter deportivo, por lo que la Thruxton es perfecta y muy diferente.

La popularidad de Triumph ha conseguido que esta afición se transmita a lo largo varias generaciones de una misma familia, como por ejemplo ocurre con mi hijo, que ahora sigue mis pasos.

¿Qué imagen se tiene de Triumph en la India?

Es sobre todo una marca premium y lo que le gusta a la gente es que haya sido una marca valiente a la hora de traer algo nuevo. Tienes que arriesgarte, porque si no, no le aportas nada al cliente.

Triumph es conocida por la solidez de su estrategia y su diseño, además de por la experiencia del cliente, que ayuda a crear vínculos con los futuros motoristas. Pero sobre todo, las nuevas motos que ha presentado en los últimos 10 años o así, como la Bobber y las nuevas Modern Classic, son insuperables a nivel técnico, además de ser preciosas.

¿Hay alguien más en tu familia que sea aficionado a las motos?

Mi mujer aprueba mi afición por las motos y le he preguntado si le gustaría montar conmigo de paquete, pero le preocupa lo que pueda pasarle a su pelo. No se lo digáis, pero prefiero montar solo, porque así tengo tiempo para pensar y aclarar mis ideas.

… y finalmente. ¿Sabías que…?

Adil tiene una de las colecciones de motos y coches en miniatura más grandes del mundo, con un total de 7.000.