Estilo de vida: Lifestyle

Cafe Racer Speed Triple

La Speed Triple personalizada de Daniel Razborsek: la «Flashback»

El australiano Daniel Razborsek explica por qué ir en moto es como esquiar y cómo personalizó su Speed Triple para que pareciese una café racer.

Flash2

Q. ¿Cómo ha sido tu evolución en el mundo de las motos?

A. Empecé a montar en moto a los 12 años, y me saqué el permiso para llevar ciclomotores de 50 cc con 14 años. Como ya estaba enganchado, lo natural era pasarme a las motos grandes. Cuando era más joven, me gustaban las deportivas. Mi primera moto «seria» fue una ZXR750 del 89; la compré en mal estado y la restauré yo mismo. Fue ahí cuando me di cuenta de que construir motos era lo mío. En el 2010, empecé a interesarme por las cafe racers: conseguí la primera en un desguace (una CB400 de 1979), me uní a un pequeño grupo llamado «Sydney Cafe Racers» (SCR), participé en una de sus primeras salidas y conocí a Mark Hawwa, la persona que nos reunió a todos. Es uno de los mejores grupos de cafe racers del mundo y me ha cambiado la vida para siempre. He participado en todos los eventos, como el Distinguished Gentleman’s Ride y el Throttle Roll, y doy gracias todos los días por haber topado con algunas de las mejores personas que he conocido en toda mi vida.

Flash1

Q. ¿Qué significa para ti ir en moto?

A. Me recuerda los años ochenta, cuando era adolescente y la policía me paraba por no llevar casco. Por suerte, no me multaban; solo me desinflaban las ruedas para que tuviese que volver a casa empujando la moto. Pero yo solo la empujaba hasta la gasolinera más cercana, inflaba las ruedas otra vez y seguía en moto hasta que me volvía a parar el mismo poli. Me pasaba casi todas las semanas, pero nunca me multaron. Explicar cómo es ir en moto a alguien que nunca lo ha probado es casi imposible, aunque una vez escuché una buena descripción. Alguien intentaba explicárselo a un tipo al que le encantaba esquiar. Le dijo: «Imagina que pudieses ir al trabajo, de compras o con tus amigos esquiando. El mero hecho de ir a cualquier sitio sería para ti una aventura que valorarías y disfrutarías». Así me siento yo cuando voy en moto.

Flash3

Q. ¿Qué es lo que más te ha atraído de la reparación y la construcción de motos?

A. Siempre me ha gustado la mecánica y restaurar objetos mecánicos, aunque sea simplemente pulir una vieja carcasa de motor de aluminio oxidada, siempre ha sido para mí una especie de «fetiche». Me gusta retarme a mí mismo y pasar tiempo a solas en el taller.

Q. ¿Cómo influencia tu trabajo en el sector de la aviación a tus proyectos con las motos?

A. Soy ingeniero de mantenimiento de aviones, por lo que todas mis habilidades y conocimientos técnicos vienen de ahí. Durante los 20 años que llevo trabajando en el sector de la aviación, he aprendido a prestar atención a los detalles, a hacer mi trabajo bien a la primera y a seguir las instrucciones de los manuales al pie de la letra, como se hacía en los viejos tiempos. También me surgen un montón de ideas, tanto técnicas como estéticas. Aunque me encanta trabajar con aviones, echo de menos la libertad de expresarme, ya que todo debe hacerse tal como se indica en la documentación. Como no puedo desviarme de las instrucciones, me desquito con las motos.

Imagina que pudieses ir al trabajo, de compras o con tus amigos esquiando. El mero hecho de ir a cualquier sitio sería para ti una aventura que valorarías y disfrutarías. Así me siento yo cuando voy en moto.

Daniel Razborsek

Q. Háblanos de tu último proyecto.

A. Dado que mi interés ha pasado de las motos deportivas a las «naked», he llegado a la conclusión de que las Speed Triple tenían todo lo que un aficionado a las motos puede pedir: un inusual motor tricilíndrico, un chasis precioso, un doble faro llamativo y un basculante monobrazo. Un par de años después de comprarla y terminar mi primer proyecto de cafe racer (una CB400 del 79), necesitaba otra, por lo que compré una Triumph Daytona 900 de 1995. Enseguida me di cuenta de que podía convertirla en la Speed Triple de primera generación que siempre me había gustado, y transformar la nueva en una café racer. De esta forma podría combinar el rendimiento y el manejo de una moto moderna con un estilo más tradicional. Además, en aquel momento no sabía de nadie que fuese a hacer lo mismo con una Speed Triple. Dicho y hecho. Actualmente, todavía uso mi Speed Triple del 95 para ir a trabajar todos los días mientras que la «Flashback» solo la saco cuando salgo a rodar con los SCR.

Q. ¿Por qué «Flashback»?

A. La llamé la «Flashback» porque me he dado cuenta de que la gente siempre le echa un segundo vistazo, ya que al principio piensan que es una moto antigua y luego se dan cuenta de que es una moto moderna al mirarla de nuevo.

Flash5

Q. ¿Cuál es tu parte o característica favorita de la moto?

A. Me encanta el carenado delantero, pero mi parte favorita es el asiento y su colín. He arqueado un poco el asiento de serie en la parte trasera y lo he decorado con estrías. También he modificado el colín, que ni siquiera era de esta moto, para que tuviese una curvatura como la del pico de un águila y le he añadido un faro "Posh" redondo.

Q. ¿Qué es lo que más te ha costado?

A. Lo más difícil fue hacer las abrazaderas del carenado delantero, los faros frontales y el velocímetro de forma que no haya ningún obstáculo que impida girar el manillar totalmente. He modificado mucho el carenado delantero para que tuviese el aspecto que quería y que encajase. He pasado varias semanas haciendo pequeños ajustes y he conseguido que tenga una buena tolerancia. Hay un espacio de uno o dos milímetros que permite que todo se mueva libremente. La primera abrazadera de aluminio no era suficientemente rígida, por lo que los faros vibraban demasiado. Para solucionarlo, hice un refuerzo de acero mucho más sólido.

Flash6
Fotos de Pete Cagnacci, Mark Hawwa (SCR) y «Throttle roll»

Q. ¿Qué tal es Sídney para montar en moto?

A. Es excelente, ya que el tiempo permite usar la moto todo el año. De hecho, a veces los meses de invierno son todavía mejores, ya que no hace tanto calor. Puedes optar por adentrarte rápidamente en algunas localidades cercanas para ir a la playa, tomar café o comer, pero también puedes ir por zonas rurales de la costa o del interior y disfrutar de las impresionantes vistas que ofrecen sus fantásticas carreteras. Nuestro lugar favorito para hacer una ruta rápida y animada en moto es el Royal National Park.

Q. ¿Prefieres construir motos o conducirlas?

A. Construir motos me gusta tanto como andar en ellas. Ambas actividades me permiten evadirme de la presión y el ritmo de vida moderno, ya que me sumerjo en mi propio mundo, donde no hay exigencias, fechas límite ni obligaciones como preparar el almuerzo de los niños para que lo lleven al cole. La verdad es que no sé con cuál disfruto más. Si me lo preguntases cuando algo me sale mal en el taller y tengo los nudillos ensangrentados porque se me ha resbalado la llave inglesa, te diría que disfruto más conduciendo la moto.

Q. ¿Qué es lo siguiente?

A. Como fui incapaz de meterle la radial a la Speed Triple del 95, cogí una Suzuki GS750 de 1978 de un colega de SCR, que estoy desmontando ahora mismo. Va a ser un modelo de café racer con un estilo mucho más clásico.