Eventos: Interview

Un depósito que llenó de orgullo a su autor durante la visita real

El príncipe Guillermo reveló un depósito con la Union Jack

El responsable de dirigir la creación de un depósito de combustible personalizado y pintado a mano nos habla del orgullo que supuso para él el encargo de tan singular obra de arte «roja, blanca y azul» con la bandera británica.

El depósito, que necesitó veinte horas de trabajo y que tiene insignias personalizadas a juego, fue realizado por el experto equipo interno de pintura de Triumph para conmemorar la inauguración oficial de la Factory Visitor Experience —en la fábrica de Triumph de Hinckley— por parte de su alteza real el Duque de Cambridge.

Tony, el jefe de equipo del Taller de Pintura, tuvo la oportunidad de hablar con el Duque de Cambridge durante su visita a la planta, que incluía las nuevas instalaciones de pintura en las que se han invertido seis millones de libras y cuya apertura está prevista para esta primavera.

«Fue un inmenso privilegio para mí, personalmente, y para todo el equipo que se nos encargara el diseño y la realización de este depósito para el príncipe Guillermo. Este tipo de cosas no pasan todos los días en el trabajo. No he podido dejar de sonreír desde entonces», dice Tony.

Después de subir en una nueva Tiger 1200, una de las motos más modernas y apasionantes de Triumph, el príncipe se detuvo a charlar con algunos miembros del equipo.

«Estaba muy interesado en el proceso de producción y en el nuevo taller de pintura, y cuando se enteró de que habíamos creado un depósito para él, estaba deseando verlo», dice Tony.

Tony fue el elegido para dirigir el trabajo porque ya había pintado un depósito con la bandera británica, además de por su pasión a la hora de experimentar con la pintura y de obtener el máximo realismo con los colores y las curvas.

«Es un trabajo que requiere mucha habilidad, porque tienes que pintar líneas rectas sobre una superficie curva sin que se vean deformadas. Eso ya es difícil de por sí, pero cuando además tienes la presión de hacerlo para el segundo en la línea de sucesión al trono, es algo abrumador», añade.

El príncipe, cuya afición por las motos es bien conocida y que ha tenido dos Triumph, también fijó una de las características insignias negras de Triumph en el bloque del motor de una Tiger 1200 de la línea de producción. También se puso una de las nuevas cazadoras Adventure de Triumph para dar una vuelta rápida en moto, que definió como «muy agradable, pero demasiado corta».

Tony dice: «El depósito se pondrá ahora en un pedestal dentro de una vitrina de cristal en la Factory Visitor Experience (Centro de Visitantes de Triumph). Siempre será un inmenso orgullo para mí, para el equipo y estoy seguro que para toda la empresa».

Averigua más sobre la Triumph Tiger 1200 o explora el resto de la gama Triumph.