Eventos: Racing

Rally Panáfrica: Diario con la Tramontana

Hombre y máquina, al límite

Con arenas de un metro de profundidad tan finas como el polvo que ocultan piedras y te ciegan mientras conduces a través de un desierto eterno y desolador, el Rally Panáfrica no es un lugar adecuado para los que se acobardan fácilmente.

David and Felipe ready for the Tramontana

Cuando Triumph diseñó la Tiger Tramontana para la primera carrera en la que sus pilotos de pruebas David y Felipe López Córdoba se enfrentarían a algunos de los pilotos más experimentados del Dakar, el planteamiento era el de una prueba definitiva para el hombre y la máquina.

Día 1 – Felipe

¡Es impresionante! El paddock está lleno de equipos, motos y pilotos de primera del Dakar. ¡Y aquí estamos nosotros! Estamos listos y totalmente preparados, pero va a ser superduro porque han hecho las etapas mucho más exigentes que nunca para atraer a los mejores equipos del mundo.

Felipe pasó por una montaña rusa de emociones:

Intimidación – «Cuando vimos los equipos y los pilotos en el paddock, nos preguntamos si nos habíamos equivocado al participar en un rally tan profesional y exigente con nuestra limitada experiencia.»

Tristeza y soledad – Ya desde el principio, los planes del equipo recibieron un duro golpe y Felipe se dio cuenta de que tenía que correr solo.

Alivio – «Me quité un gran peso de encima cuando, después de recorrer 15 kilómetros de la etapa prólogo, empecé a ver que muchos pilotos tenían problemas para atravesar las dunas y que a mí me iba muy bien.»

Miedo – «En algunas ocasiones creí que estaba completamente perdido, un par de veces me encontré solo y desorientado en un mar de dunas interminable.»

Orgullo – «Cuando adelanté a varios pilotos del Dakar a más de 160 km/h.»

Privilegio – «Compartir una tienda y la cena con pilotos del Dakar de primer nivel como Joan Pedrero y el campeón del mundo de Enduro Iván Cervantes.»

Cansancio y angustia – «Al final de la penúltima etapa, cuando lo di todo. Me dolían músculos que ni sabía que tenía, y me salieron ampollas sangrantes en las manos.»

David dijo: «La ruta cubría algunos de los parajes más bellos de Marruecos, como las dunas del Erg Chebbi del Sáhara, un lugar increíblemente tranquilo e impresionante en el que conducir una moto es como planear o surfear olas. Pero el reloj no se detiene y la Tramontana y su piloto van al límite».

Día 2 – David

El primer día de la carrera ha pasado y a Felipe no le ha ido nada mal con la Tramontana, terminando el primero de las maxitrail y el 28 de la general, una posición muy prometedora y bastante impresionante si se tiene en cuenta que competíamos contra más de 15 participantes habituales del Dakar con motos de rally de 450 cc totalmente preparadas.

La moto funcionaba de maravilla. La estabilidad a la hora de atravesar las secciones de caminos de tierra a más de 160 km/h era increíble, y la suspensión, el control del cuerpo y la respuesta en los baches y los saltos tranquilizaron mucho al equipo de cara a lo que quedaba por venir.

Por desgracia, di contra una piedra que estaba oculta y me disloqué el pulgar derecho de tan mala manera que con solo agarrar el manillar se me volvía a dislocar. Mientras intentaba seguir pilotando la moto, lloraba de frustración al darme cuenta de que no iba a empezar la carrera por el dolor insoportable que sentía.

Por suerte, la persona que nos guió por las dunas un par de semanas antes (el veterano del Dakar Antonio Ramos) está aquí este fin de semana y puede llevar la moto y hacer de mochilero para apoyar a Felipe los dos primeros días mientras me recupero.

Los ánimos están fuertes y la etapa prólogo de 60 km de hoy nos ha dado una buena idea del terreno al que nos vamos a enfrentar, con un tercio de dunas de arena y el resto de caminos rápidos y terrenos difíciles sin caminos. Además está el fesh fesh, un polvo increíblemente fino que puede envolver la moto y hacer que moverse sea todo un reto. Pero Felipe hizo un gran trabajo y no cometió ningún error de conducción o de navegación.

Día 3 – Felipe

Otro día de éxito en una exigente etapa de 250 km al amanecer a través de algunos de los lugares más extraordinariamente bellos que haya visto nunca. No es difícil comprender por qué esta zona ha salido en tantas películas. Parece la superficie de Marte.

La etapa incluía secciones de fesh fesh, obstáculos y dunas de arena, además de secciones rapidísimas donde la Tramontana desplegó todo su potencial gracias a su potente motor y su estabilidad a altas velocidades.

La navegación fue complicada debido a los continuos cambios de rumbo mientras atravesábamos un interminable mar de dunas, en el que encontrar puntos de referencia para orientarse resultaba realmente difícil. Tenía que elegir entre ir en la dirección correcta o evitar las trampas de la arena, pero no hice un mal trabajo y no perdí mucho tiempo a pesar de mi relativa inexperiencia.

También perdí 10 minutos cuando paré a ayudar a un piloto que se había estrellado, pero esta camaradería es esencial en este tipo de carreras, porque nunca sabes cuando te puede hacer falta a ti.

Nuestras dos Triumph van ahora primera y segunda en la categoría de maxitrail, con más de 20 minutos de ventaja con respecto a las siguientes motos grandes no monocilíndricas y, aunque no tenemos confirmación oficial de los resultados generales del rally, ambas Triumph se encuentran entre las 30 primeras, lo cual es de destacar.

David ha intentado volver a pilotar hoy, pero no va a hacer la etapa de mañana, porque el médico le ha confirmado que se ha roto el pulgar, lo que significa que, a partir de aquí, no tendré su apoyo como mochilero.

Día 4 – David

Hoy comienza la etapa maratón, una carrera de dos días a lo largo de casi 500 km sin asistencia, durmiendo por la noche en medio del desierto haciendo vivac. Felipe salió del paddock al amanecer en dirección sur hacia Rissani en la etapa más larga hasta ahora, con un total de 273 km. Queríamos tener un estilo de conducción más conservador para preservar los neumáticos y la moto del desgaste y los daños de cara a mañana.

La estrategia ha dado los frutos esperados y hemos llegado a salvo y sin sufrir ningún incidente, a pesar de la intensidad de unos caminos rápidos y exigentes junto a las montañas que hacen frontera con Argelia. Solo hubo una complicación: un error de navegación y una penalización de repostaje hicieron que perdiéramos unos 15 minutos, pero aún así terminamos en la posición 23ª de la clasificación general del rally y conservamos el liderazgo en maxitrail.

Día 5 – Felipe

Esta etapa de 317 km es la más larga del rally y en ella aumentamos nuestra ventaja en la categoría maxitrail hasta 42 minutos con respecto al piloto italiano Paolo Caprioni. Esta fue la etapa más exigente del rally desde el punto de vista físico, con secciones de dunas y profundos ríos de arena, que me obligaron a extremar la concentración para pilotar por encima de los 100 km/h.

Los puntos de referencia en el desierto eran casi inexistentes y cometí varios errores de navegación. En algún momento llegué a pensar que tendría que dormir en el desierto al no poder encontrar el camino, pero mantuve la calma, revisé el roadbook para encontrar más puntos de referencia y al final encontré el camino, aunque perdí 20 minutos.

Mis emociones iban de un extremo al otro, desde la desesperación por encontrarme perdido en medio del desierto a la euforia de encontrar el camino cuando creía que estaba completamente perdido. La fatiga tras los 1000 km de rally recorridos durante los cuatro días anteriores fueron otro factor clave, y con otros 70 km por delante me encontraba físicamente y mentalmente agotado.

Reduje el ritmo para llegar con la Tramontana a salvo al final de la etapa, lo que definitivamente fue la decisión acertada. Ahora he llegado al último día como líder de la categoría de maxitrail con la Tramontana, así que, teniendo en cuenta que es la primera vez que participo en un rally de varios días, es un logro extraordinario, independientemente de como termine la cosa [Felipe terminó el 14º el quinto día de carrera].

Navigating across the desert is no easy task. Tigers on the Tramontana

Día 6 – David

Felipe ha terminado el Rally Panáfrica con la Tramontana, un final extraordinario para un maravilloso proyecto de seis meses. Con Felipe liderando cómodamente la clasificación a 40 km de la meta, la victoria dentro de la categoría nos fue arrebatada por culpa de un accidente que dañó seriamente el eje de la rueda delantera. Estaba haciendo la última sección de dunas en medio del Erg Chebbi, un desierto de dunas de 20 km de longitud, cuando el eje de la rueda delantera se partió al bajar por una enorme duna.

La moto solo se dañó ligeramente en el choque, pero sin otro eje delantero, todo parecía perdido hasta que Felipe subió a los más alto de la duna, encontró cobertura telefónica y llamó al 4×4 del equipo de apoyo, que al final llegó hasta donde se encontraba tras atravesar 10 km de arena para cambiar el eje.

Felipe se saltó varios puntos de la ruta y recibió fue penalizado antes de alcanzar la meta de uno de los rallys africanos más competitivos. Logró cuatro victorias de etapa en su categoría y un rendimiento realmente competitivo en un entorno repleto de motos y pilotos del Dakar.

El hecho de que la Tramontana llegara hasta el final de esta extraordinaria aventura es una prueba del duro esfuerzo de todos los que han estado aquí y los que han trabajado en el área de I+D y el taller. Felipe y yo hemos tenido la suerte de haber podido participar. Hemos aprendido mucho, tanto a nivel personal como profesional. Todo el tiempo, el esfuerzo, la sangre y las lágrimas han merecido la pena y estamos deseando embarcarnos en nuestra siguiente aventura.