Eventos: Meet ups

MotoLady, un salón de la moto para mujeres: Las Motos

III edición del salón anual Lucky Wheels Garage

Durante su viaje y visita al 3.º Salón de la Motocicleta para Mujeres el mes pasado, nuestro reportero hollywoodiense Reagan Alexander escogió su Triumph favorita de entre las 27 expuestas en el salón y los cientos que había fuera del recinto. En esta edición la asistencia fue tan amplia que Alicia (la organizadora del salón) tuvo que rechazar a propietarios y creadores de motos este año.

Kristina Kelly – Boulder City, Nevada

Motocicleta – 1965 Triumph Tiger T100SR

LA Women's Motorcycle Show

Características

  • Horquilla Ceriani
  • Asiento Bates
  • Escape de salida alta personalizado
  • Cubrecárter exageradamente grande

Empecé a trabajar en tiendas de motos cuando tenía unos 19 años y fue hace 11 cuando compré mi primera moto, una Triumph Speedmaster, y nunca me arrepentí.

Hasta trabajé en un concesionario Triumph, lo cual ayudó. Mi primera moto era totalmente personalizada; el concesionario donde trabajaba la había montado y me iba como anillo al dedo. Eso es lo que me enamoró de las Triumph.

Evidentemente, las motos vintage son un poco más peleonas, pero son muy divertidas de conducir. Son más duras y difíciles de maniobrar, y no son necesariamente igual de rápidas ni fiables que las nuevas, pero aun así te sacan una sonrisa cada vez que las conduces.

Esta moto lleva años metida en un contenedor en el desierto. El tipo la había estado guardando para un amigo y, cuando fuimos a ver algunas de las otras motos que tenía, me enamoré de ella al instante. ¿Cuántas motos ves que tengan un adorable caballo pintado a mano? (Ah, y si estás buscando el caballo pintado a mano, está en el otro lado).

Motocicleta – 1970 Triumph Daytona T100R

Womens' Motorcycle Show

Mi novio y yo la encontramos en Craigslist en Las Vegas y es prácticamente la mejor de las 500. Tenía el doble freno delante y era la última que quedaba de las Daytona 500 buenas; la moto de competición de la época.

Fuimos a verla y observamos que tenía una extraña cara pintada y el diseño del lazo tenía algo así como los colores del arcoíris. Me enamoré de la parte morada; tengo una Bonneville de 2013 que también es morada y blanca.

Mi novio es experto en Triumph, así que empezó a echarle un vistazo y se dio cuenta de que, salvo por la pintura, el manillar y el tubo de escape tenía la configuración clásica. De hecho, tenía los neumáticos originales desde 1970.

Decidimos hacer algunas modificaciones en la pintura para que todo encajara. La extraña cara que tenía en la parte superior del depósito se estaba desconchando, así que cogí un destornillador, la descascaré toda, lijé el depósito y el resultado fue este extraño halo. Pintamos los paneles de encima, mi novio hizo la aerografía y un amigo nuestro se encargó del pinstriping.

Adrienne Driggs – Phoenix, Arizona

Motocicleta – 2012 Triumph Street Triple 675

Womens' Motorcycle Show

La primera moto que tuve era una Suzuki. Era una especie de moto deportiva. Siempre me gustaron más las deportivas, así que, cuando tuve que retirar esa moto de principiante, fui por las tiendas intentando ser objetiva a la hora de probar modelos diferentes.

Estuve en todo tipo de concesionarios, pero sabía que mi objetivo último era comprar una Ducati. La última tienda en la que estuve fue Euro-Shop y recuerdo que, al entrar para comprar una Ducati, tuve que pasar por una fila de Triumph, frené y dije: «Pero, ¿qué…? ¡¿Qué es Triumph?! ¡¿Qué es?!

Y es que era la primera vez que me encontraba con una Triumph. Fui a las Street Triple (tenían dos modelos, uno rojo y uno negro) e intenté mostrarme evasiva, porque nunca conviene que le digas al vendedor lo que realmente quieres.

Recuerdo pensar «Mmm, esta es bonita… Sé que quiero una Ducati, pero esta sí que es bonita.

Me gustan esas líneas…

Me encantan los ángulos…

Me fascina la inclinación…

El diseño…

Todo me parece realmente bonito.

Voy a sentarme en ella».

Y al sentarme en ella, me dije «Esta que me gusta».

Es una historia de amor en toda regla. Algunos de mis amigos bromean todo el tiempo diciendo que mi moto es mi novio. Sinceramente, rara vez salgo con alguien, y me paso el día conduciéndola.

Corinne Hall – Newport Beach, California

Motocicleta – 2014 Triumph Bonneville T100

Nombre – Saffron

Womens' Motorcycle Show

Creador – Hayden Roberts

El proyecto nació porque soy una apasionada de los coches y motos vintage. Cuando compré una moto nueva, supe al instante que no podía tardar en ponerle mi toque personal. Sentía admiración por el trabajo de Hayden, pero también supuse que no se atrevería a tocar una moto nueva. ¡Estaba equivocada!

Es natural colaborar con alguien que te entiende. Supo reflejar todas mis pasiones, desde el amarillo del Porsche Bahama hasta el tapizado pata de gallo, el panel lateral al estilo de los coches de rally con logotipo de coche Triumph en el depósito y un toque de vintage sustituyendo el guardabarros trasero por uno de aluminio cepillado de una TR6C de 1970 y una luz de freno.

Todos aportaron algo y, a mi modo de ver, es una obra de arte.

Kristine Peach – Calabasas, California

Creador (y media naranja) – Wes White, Four Aces Cycle

Motocicleta – 1953 Triumph 650cc

Nombre – The Humblebee

Todo en esta moto se adaptó para las carreras en línea recta, lo que supuso crear depósito de gasolina, depósito de aceite, caja de batería, guardabarros y asiento específicos.

La Humblebee se creó para las carreras en el lago seco de El Mirage de California y el famoso salar de Bonneville, y llevo conduciéndola allí tres o cuatro años.

Fotografías: Alex Martino