Estilo de vida: Lifestyle

Iconos de hoy en día

Triumph y D*Face canalizan el espíritu del 59

Las motos han sido siempre una forma de expresar la libertad y la individualidad. Éste es el motivo por el que siempre han atraído a los librepensadores, desde las estrellas de cine y los iconos de la moda hasta los músicos y artistas innovadores. Ahora nace una nueva colaboración artística con Triumph para llevar esa atracción por las motos hasta un nuevo nivel.

Desde el estallido de la cultura Pop a finales de la década de los 50, el individualismo reforzó vínculos con las motos y, durante los años posteriores, el emblema de Triumph brilló con firmeza sobre los depósitos de combustible.

59 años de pensamiento libre

Marlon Brando condujo su propia Triumph en la película Salvaje. Steve McQueen se montó en una en La gran evasión, al igual que su doble Bud Ekins, que llevó a cabo el famoso salto. Elvis tuvo una Triumph, entre otras motos, que adquirió para la “Memphis Mafia”.

James Dean condujo una Triumph y Bob Dylan escogió esta moto británica cuando completó su polémica transición del folk al rock. Para prácticamente todas las personas que nacieron después de la guerra, famosas o no, las motos representaban el pensamiento libre y el compromiso por un estilo de vida particular.

El nacimiento del arte motero

En la actualidad, la asociación entre motos y arte es más sólida que nunca. Las motos encarnan la libertad para todo el mundo, desde pesos pesados de Hollywood como Tom Cruise y Angelina Jolie, hasta iconos británicos como Tom Hardy y David Beckham. En multitud de ocasiones, Triumph es la marca presente en el cine, en la música, en la moda y en otras artes visuales.

La pujante escena custom es tan solo una de las maneras en las que los propietarios de Triumph de todo el mundo expresan su personalidad. Desde el arte pop motero de Conrad Leach hasta la obra inspirada en grafitis de D*Face, la mitología cultural de las motos ha resultado irresistible para los artistas contemporáneos.

D*Face es una de las nueva promesas artísticas de Gran Bretaña, tan agudo e inteligente como Bansky, aunque quizá no tan discreto.

Peter Frank

Reunión de mentes

Propietario de una Triumph, D*Face tiene un estilo en el que confluyen el arte urbano, el arte pop y el Punk, y se muestra igual de cómodo inspirándose en Roy Lichtenstein que pintando retratos de Jimi Hendrix o Kurt Cobain. Ha creado portadas de discos para músicos y grupos tan prestigiosos como Blink 182, y sigue siendo el único artista urbano que ha aparecido en la portada de la revista de arte Art Review. Ahora está llevando su admiración por Triumph un paso más allá gracias a una colaboración inédita para él y para Triumph.

Un espíritu más fuerte que nunca

Para celebrar el 59° aniversario del 59. Momento en que comenzó esta revolución cultural y la leyenda de Bonneville; D*Face y Triumph se han involucrado en un impresionante nuevo proyecto de personalización.

D*Face, en estrecha colaboración con el equipo de la fábrica de Triumph en Hinckley, diseñará tres Modern Classics para el año 2018, cada una de ellas basada en un modelo diferente de la gama. Para poder ganar una de ellas, lo único que necesitas es hacer una Prueba de Conducción  de una Modern Classic en tu concesionario oficial Triumph.

A los mandos de una verdadera obra de arte

Las obras de D*Face suelen venderse por cantidades de cinco o seis cifras en subastas de Sothebys, Christies y Bonhams, pero esta colaboración, fiel al espíritu del 59, pone al alcance de cualquera el adquirir una obra de arte… que además se puede conducir.

El impacto que las motos han tenido en el mundo durante los últimos 59 años es innegable, al igual que el lugar que ha ocupado la marca Triumph en el ámbito cultural. Ahora que el espíritu del 59 vuelve a ser el centro de atención, su impacto perdurará como mínimo durante otros 59 años.

D-Face and Triumph
D*Face (centro) trabajando con Triumph